EE.UU. denuncia 'genocidio' de cristianos por parte del Estado Islámico

Según el Departamento de Estado, los yihadistas son responsables de matanzas, torturas, violaciones y otros delitos sexuales contra minorías religiosas y étnicas.

Archivo EFE

El Departamento de Estado estadounidense denunció este miércoles en su informe anual sobre libertades religiosas en el mundo el "genocidio" perpetrado por el grupo Estado Islámico (EI) contra las minorías cristiana, chiita y yazidí.

"Daesh (acrónimo árabe de Estado Islámico) continuó con su brutal estrategia, que el secretario de Estado, John Kerry, definió como un genocidio contra yazidíes, cristianos, chiitas y otros grupos vulnerables en los territorios que controla", dijo la diplomacia estadounidense en su exhaustivo informe de unas 200 páginas sobre el estado de la libertad religiosa en 2015.

El término "genocidio", que tiene implicaciones jurídicas según el derecho norteamericano, ya había sido usado por Kerry y por expertos de las Naciones Unidas para calificar los crímenes perpetrados por los yihadistas del grupo EI en Irak y Siria.

En esos dos países en guerra, donde la organización islamista armada aún controla partes significativas de territorio, los yihadistas son "responsables de actos bárbaros, como matanzas, torturas, trata de seres humanos, violaciones y otros delitos sexuales contra minorías religiosas y étnicas", asegura el Departamento de Estado en su informe.

"Los actores no estatales como Daesh y Boko Haram (el grupo islamista de Nigeria) continúan siendo los más monstruosos autores de abusos contra la libertad religiosa en el mundo", opinó la diplomacia estadounidense.

El documento del Departamento de Estado insiste también en la situación de algunos países que ya fueron objeto de sus críticas. Por ejemplo, Arabia Saudita, aliado de Estados Unidos, y regida por el wahabismo, una versión estricta del islam, que es fustigada por condenar a muerte, a prisión o a ser azotadas a personas por el delito de "apostasía" y "blasfemia", como el bloguero Raef Badaui.

Irán, que no tiene relaciones diplomáticas con Washington, también es criticado por la represión de las minorías sunita y cristiana.

Asimismo, Pakistán, Afganistán y China son objeto de denuncias y críticas en el informe. Los dos primeros por el aumento de los casos de "blasfemia" e "insultos" al Corán y al profeta Mahoma que a veces terminan en la condena a muerte.

China, criticada a veces por Estados Unidos por su balance en materia de derechos humanos y libertad religiosa, figura en el informe por la detención de abogados, activistas cristianos y por la destrucción de iglesias católicas y templos protestantes.