EE.UU. divulga su estrategia antidrogas de 2013

El proyecto estará centrado en reforzar un modelo de salud pública. Los infractores en vez de ir a la cárcel, recibirán tratamientos.

Foto: Archivo Particular
Foto: Archivo Particular

EE.UU. divulgó este miércoles su estrategia antidrogas para 2013 que marca las prioridades del presidente Barack Obama para su segundo mandato, que incluyen ampliar los fondos y el acceso a programas de tratamiento y salud mental a más de 60 millones de personas para 2020 mediante la reforma sanitaria.

El documento propone que las políticas antidrogas se basen en la "ciencia y no la política", por considerar que la drogadicción "no es solo un asunto de la justicia criminal sino también una gran preocupación de salud pública".

"El mensaje principal es que nos estamos centrando por completo en un modelo de salud pública y la importancia de tratar a personas con problemas de drogas, porque no podemos solucionar este problema mediante arrestos ni mediante la legalización de las drogas", dijo el "zar" antidrogas de EE.UU., Gil Kerlikowske, horas antes de presentar la estrategia junto a otros expertos.

"Esperamos que entre la solicitud de fondos del presidente Obama y la reforma sanitaria, millones de personas recibirán la ayuda que necesitan y eso nos ayudará a reducir los costos del sistema judicial", agregó Kerlikowske, quien destacó que la reforma sanitaria de 2010 exige que las aseguradoras cubran a personas con problemas de drogadicción.

Entre más de un centenar de medidas contra el consumo de drogas en EE.UU., el plan incluye un incremento de unos 1.500 millones de dólares en fondos federales respecto a 2012, para programas de prevención y tratamiento del abuso de drogas.

En 2011, de los 21,6 millones de estadounidenses a partir de los 12 años de edad que necesitaban ayuda por el consumo de alcohol o drogas ilícitas, sólo 2,3 millones o un 10,8 % recibió tratamiento.

Por ello, la estrategia busca ampliar el tratamiento entre grupos vulnerables como veteranos de guerra y estudiantes universitarios, entre otros.

Según datos oficiales, EE.UU. invirtió 9.200 millones de dólares en programas de tratamiento y prevención en el año fiscal 2012. Para el ejercicio fiscal de 2014 Obama ha solicitado 10.700 millones de dólares, repartidos entre programas policiales y esfuerzos internacionales.

El documento, que tiene unas 104 páginas en siete capítulos, hace énfasis en políticas para el combate "inteligente" contra el crimen derivado del consumo de drogas de tal forma que, en vez de ir a la cárcel, los infractores no violentos vayan a programas de tratamiento.

La estrategia incorpora reformas del sistema de justicia criminal, incluyendo los tribunales para drogadictos y programas para reducir las tasas de encarcelamiento, además de programas comunitarios.

La ofic-----WebKitFormBoundaryd5ZiG4q6x9FEuNdE Content-Disposition: form-data; name="body"

EE.UU. divulgó este miércoles su estrategia antidrogas para 2013 que marca las prioridades del presidente Barack Obama para su segundo mandato, que incluyen ampliar los fondos y el acceso a programas de tratamiento y salud mental a más de 60 millones de personas para 2020 mediante la reforma sanitaria.

El documento propone que las políticas antidrogas se basen en la "ciencia y no la política", por considerar que la drogadicción "no es solo un asunto de la justicia criminal sino también una gran preocupación de salud pública".

"El mensaje principal es que nos estamos centrando por completo en un modelo de salud pública y la importancia de tratar a personas con problemas de drogas, porque no podemos solucionar este problema mediante arrestos ni mediante la legalización de las drogas", dijo el "zar" antidrogas de EE.UU., Gil Kerlikowske, horas antes de presentar la estrategia junto a otros expertos.

"Esperamos que entre la solicitud de fondos del presidente Obama y la reforma sanitaria, millones de personas recibirán la ayuda que necesitan y eso nos ayudará a reducir los costos del sistema judicial", agregó Kerlikowske, quien destacó que la reforma sanitaria de 2010 exige que las aseguradoras cubran a personas con problemas de drogadicción.

Entre más de un centenar de medidas contra el consumo de drogas en EE.UU., el plan incluye un incremento de unos 1.500 millones de dólares en fondos federales respecto a 2012, para programas de prevención y tratamiento del abuso de drogas.

En 2011, de los 21,6 millones de estadounidenses a partir de los 12 años de edad que necesitaban ayuda por el consumo de alcohol o drogas ilícitas, sólo 2,3 millones o un 10,8 % recibió tratamiento.

Por ello, la estrategia busca ampliar el tratamiento entre grupos vulnerables como veteranos de guerra y estudiantes universitarios, entre otros.

Según datos oficiales, EE.UU. invirtió 9.200 millones de dólares en programas de tratamiento y prevención en el año fiscal 2012. Para el ejercicio fiscal de 2014 Obama ha solicitado 10.700 millones de dólares, repartidos entre programas policiales y esfuerzos internacionales.

El documento, que tiene unas 104 páginas en siete capítulos, hace énfasis en políticas para el combate "inteligente" contra el crimen derivado del consumo de drogas de tal forma que, en vez de ir a la cárcel, los infractores no violentos vayan a programas de tratamiento.

La estrategia incorpora reformas del sistema de justicia criminal, incluyendo los tribunales para drogadictos y programas para reducir las tasas de encarcelamiento, además de programas comunitarios.

La oficina de Kerlikowske aseguró que el énfasis en la prevención, en particular entre los jóvenes, rinde mayores frutos, tomanrcoles su estrategia antidrogas para 2013 que marca las prioridades del presidente Barack Obama para su segundo mandato, que incluyen ampliar los fondos y el acceso a programas de tratamiento y salud mental a más de 60 millones de personas para 2020 mediante la reforma sanitaria.

El documento propone que las políticas antidrogas se basen en la "ciencia y no la política", por considerar que la drogadicción "no es solo un asunto de la justicia criminal sino también una gran preocupación de salud pública".

"El mensaje principal es que nos estamos centrando por completo en un modelo de salud pública y la importancia de tratar a personas con problemas de drogas, porque no podemos solucionar este problema mediante arrestos ni mediante la legalización de las drogas", dijo el "zar" antidrogas de EE.UU., Gil Kerlikowske, horas antes de presentar la estrategia junto a otros expertos.

"Esperamos que entre la solicitud de fondos del presidente Obama y la reforma sanitaria, millones de personas recibirán la ayuda que necesitan y eso nos ayudará a reducir los costos del sistema judicial", agregó Kerlikowske, quien destacó que la reforma sanitaria de 2010 exige que las aseguradoras cubran a personas con problemas de drogadicción.

EE.UU. divulgó este miércoles su estrategia antidrogas para 2013 que marca las prioridades del presidente Barack Obama para su segundo mandato, que incluyen ampliar los fondos y el acceso a programas de tratamiento y salud mental a más de 60 millones de personas para 2020 mediante la reforma sanitaria.

El documento propone que las políticas antidrogas se basen en la "ciencia y no la política", por considerar que la drogadicción "no es solo un asunto de la justicia criminal sino también una gran preocupación de salud pública".

"El mensaje principal es que nos estamos centrando por completo en un modelo de salud pública y la importancia de tratar a personas con problemas de drogas, porque no podemos solucionar este problema mediante arrestos ni mediante la legalización de las drogas", dijo el "zar" antidrogas de EE.UU., Gil Kerlikowske, horas antes de presentar la estrategia junto a otros expertos.

"Esperamos que entre la solicitud de fondos del presidente Obama y la reforma sanitaria, millones de personas recibirán la ayuda que necesitan y eso nos ayudará a reducir los costos del sistema judicial", agregó Kerlikowske, quien destacó que la reforma sanitaria de 2010 exige que las aseguradoras cubran a personas con problemas de drogadicción.

Entre más de un centenar de medidas contra el consumo de drogas en EE.UU., el plan incluye un incremento de unos 1.500 millones de dólares en fondos federales respecto a 2012, para programas de prevención y tratamiento del abuso de drogas.

En 2011, de los 21,6 millones de estadounidenses a partir de los 12 años de edad que necesitaban ayuda por el consumo de alcohol o drogas ilícitas, sólo 2,3 millones o un 10,8 % recibió tratamiento.

Por ello, la estrategia busca ampliar el tratamiento entre grupos vulnerables como veteranos de guerra y estudiantes universitarios, entre otros.

Según datos oficiales, EE.UU. invirtió 9.200 millones de dólares en programas de tratamiento y prevención en el año fiscal 2012. Para el ejercicio fiscal de 2014 Obama ha solicitado 10.700 millones de dólares, repartidos entre programas policiales y esfuerzos internacionales.

El documento, que tiene unas 104 páginas en siete capítulos, hace énfasis en políticas para el combate "inteligente" contra el crimen derivado del consumo de drogas de tal forma que, en vez de ir a la cárcel, los infractores no violentos vayan a programas de tratamiento.

La estrategia incorpora reformas del sistema de justicia criminal, incluyendo los tribunales para drogadictos y programas para reducir las tasas de encarcelamiento, además de programas comunitarios.

La oficina de Kerlikowske aseguró que el énfasis en la prevención, en particular entre los jóvenes, rinde mayores frutos, tomanrcoles su estrategia antidrogas para 2013 que marca las prioridades del presidente Barack Obama para su segundo mandato, que incluyen ampliar los fondos y el acceso a programas de tratamiento y salud mental a más de 60 millones de personas para 2020 mediante la reforma sanitaria.

El documento propone que las políticas antidrogas se basen en la "ciencia y no la política", por considerar que la drogadicción "no es solo un asunto de la justicia criminal sino también una gran preocupación de salud pública".

"El mensaje principal es que nos estamos centrando por completo en un modelo de salud pública y la importancia de tratar a personas con problemas de drogas, porque no podemos solucionar este problema mediante arrestos ni mediante la legalización de las drogas", dijo el "zar" antidrogas de EE.UU., Gil Kerlikowske, horas antes de presentar la estrategia junto a otros expertos.

"Esperamos que entre la solicitud de fondos del presidente Obama y la reforma sanitaria, millones de personas recibirán la ayuda que necesitan y eso nos ayudará a reducir los costos del sistema judicial", agregó Kerlikowske, quien destacó que la reforma sanitaria de 2010 exige que las aseguradoras cubran a personas con problemas de drogadicción.

Entre más de un centenar de medidas contra el consumo de drogas en EE.UU., el plan incluye un incremento de unos 1.500 millones de dólares en fondos federales respecto a 2012, para programas de prevención y tratamiento del abuso de drogas.

En 2011, de los 21,6 millones de estadounidenses a partir de los 12 años de edad que necesitaban ayuda por el consumo de alcohol o drogas ilícitas, sólo 2,3 millones o un 10,8 % recibió tratamiento.

Por ello, la estrategia busca ampliar el tratamiento entre grupos vulnerables como veteranos de guerra y estudiantes universitarios, entre otros.

Según datos oficiales, EE.UU. invirtió 9.200 millones de dólares en programas de tratamiento y prevención en el año fiscal 2012. Para el ejercicio fiscal de 2014 Obama ha solicitado 10.700 millones de dólares, repartidos entre programas policiales y esfuerzos internacionales.

El documento, que tiene unas 104 páginas en siete capítulos, hace énfasis en políticas para el combate "inteligente" contra el crimen derivado del consumo de drogas de tal forma que, en vez de ir a la cárcel, los infractores no violentos vayan a programas de tratamiento.

La estrategia incorpora reformas del sistema de justicia criminal, incluyendo los tribunales para drogadictos y programas para reducir las tasas de encarcelamiento, además de programas comunitarios.

La oficina de Kerlikowske aseguró que el énfasis en la prevención, en particular entre los jóvenes, rinde mayores frutos, tomando en cuenta que por cada dólar invertido en este tipo de programas escolares hay un ahorro potencial de hasta 18 dólares en el tratamiento de drogadictos.

En aras de la "responsabilidad compartida", el documento destacó la urgencia de continuar la cooperación en la lucha antidrogas con México y Centroamérica, para que los progresos registrados con esos países "no resulten en el desplazamiento de la amenaza (del narcotráfico) a la región" del Caribe.

La estrategia también subraya la necesidad de combatir el abuso de medicamentos recetados, incluyendo analgésicos, muchos de los cuales contienen opioides y crean dependencia, como la codeína, la metadona, hidrocodona y Oxycontin.

El abuso de esos analgésicos sin fines médicos ha hecho sonar la alarma entre las autoridades de EE.UU., donde sólo en 2010 se registraron más de 1,3 millones de visitas a urgencias, más del doble de la cifra de 2004 y superando incluso el número de visitas por el abuso de todas las drogas ilícitas en su conjunto, indicó el documento.

En 2010, más de 38.300 estadounidenses murieron por culpa de una sobredosis con recetas médicas, en particular analgésicos con opioides, agregó.

En general, el consumo de drogas en EE.UU. ha bajado sustancialmente en los últimos 30 añosEE.UU. divulgó este miércoles su estrategia antidrogas para 2013 que marca las prioridades del presidente Barack Obama para su segundo mandato, que incluyen ampliar los fondos y el acceso a programas de tratamiento y salud mental a más de 60 millones de personas para 2020 mediante la reforma sanitaria.

El documento propone que las políticas antidrogas se basen en la "ciencia y no la política", por considerar que la drogadicción "no es solo un asunto de la justicia criminal sino también una gran preocupación de salud pública".

"El mensaje principal es que nos estamos centrando por completo en un modelo de salud pública y la importancia de tratar a personas con problemas de drogas, porque no podemos solucionar este problema mediante arrestos ni mediante la legalización de las drogas", dijo el "zar" antidrogas de EE.UU., Gil Kerlikowske, horas antes de presentar la estrategia junto a otros expertos.

"Esperamos que entre la solicitud de fondos del presidente Obama y la reforma sanitaria, millones de personas recibirán la ayuda que necesitan y eso nos ayudará a reducir los costos del sistema judicial", agregó Kerlikowske, quien destacó que la reforma sanitaria de 2010 exige que las aseguradoras cubran a personas con problemas de drogadicción.

Entre más de un centenar de medidas contra el consumo de drogas en EE.UU., el plan incluye un incremento de unos 1.500 millones de dólares en fondos federales respecto a 2012, para programas de prevención y tratamiento del abuso de drogas.

En 2011, de los 21,6 millones de estadounidenses a partir de los 12 años de edad que necesitaban ayuda por el consumo de alcohol o drogas ilícitas, sólo 2,3 millones o un 10,8 % recibió tratamiento.

Por ello, la estrategia busca ampliar el tratamiento entre grupos vulnerables como veteranos de guerra y estudiantes universitarios, entre otros.

Según datos oficiales, EE.UU. invirtió 9.200 millones de dólares en programas de tratamiento y prevención en el año fiscal 2012. Para el ejercicio fiscal de 2014 Obama ha solicitado 10.700 millones de dólares, repartidos entre programas policiales y esfuerzos internacionales.

El documento, que tiene unas 104 páginas en siete capítulos, hace énfasis en políticas para el combate "inteligente" contra el crimen derivado del consumo de drogas de tal forma que, en vez de ir a la cárcel, los infractores no violentos vayan a programas de tratamiento.

La estrategia incorpora reformas del sistema de justicia criminal, incluyendo los tribunales para drogadictos y programas para reducir las tasas de encarcelamiento, además de programas comunitarios.

La oficina de Kerlikowske aseguró que el énfasis en la prevención, en particular entre los jóvenes, rinde mayores frutos, tomanrcoles su estrategia antidrogas para 2013 que marca las prioridades del presidente Barack Obama para su segundo mandato, que incluyen ampliar los fondos y el acceso a programas de tratamiento y salud mental a más de 60 millones de personas para 2020 mediante la reforma sanitaria.

El documento propone que las políticas antidrogas se basen en la "ciencia y no la política", por considerar que la drogadicción "no es solo un asunto de la justicia criminal sino también una gran preocupación de salud pública".

"El mensaje principal es que nos estamos centrando por completo en un modelo de salud pública y la importancia de tratar a personas con problemas de drogas, porque no podemos solucionar este problema mediante arrestos ni mediante la legalización de las drogas", dijo el "zar" antidrogas de EE.UU., Gil Kerlikowske, horas antes de presentar la estrategia junto a otros expertos.

"Esperamos que entre la solicitud de fondos del presidente Obama y la reforma sanitaria, millones de personas recibirán la ayuda que necesitan y eso nos ayudará a reducir los costos del sistema judicial", agregó Kerlikowske, quien destacó quep>

Entre más de un centenar de medidas contra el consumo de drogas en EE.UU., el plan incluye un incremento de unos 1.500 millones de dólares en fondos federales respecto a 2012, para programas de prevención y tratamiento del abuso de drogas.

En 2011, de los 21,6 millones de estadounidenses a partir de los 12 años de edad que necesitaban ayuda por el consumo de alcohol o drogas ilícitas, sólo 2,3 millones o un 10,8 % recibió tratamiento.

Por ello, la estrategia busca ampliar el tratamiento entre grupos vulnerables como veteranos de guerra y estudiantes universitarios, entre otros.

Según datos oficiales, EE.UU. invirtió 9.200 millones de dólares en programas de tratamiento y prevención en el año fiscal 2012. Para el ejercicio fiscal de 2014 Obama ha solicitado 10.700 millones de dólares, repartidos entre programas policiales y esfuerzos internacionales.

El documento, que tiene unas 104 páginas en siete capítulos, hace énfasis en políticas para el combate "inteligente" contra el crimen derivado del consumo de drogas de tal forma que, en vez de ir a la cárcel, los infractores no violentos vayan a programas de tratamiento.

La estrategia incorpora reformas del sistema de justicia criminal, incluyendo los tribunales para drogadictos y programas para reducir las tasas de encarcelamiento, además de programas comunitarios.

La oficina de Kerlikowske aseguró que el énfasis en la prevención, en particular entre los jóvenes, rinde mayores frutos, tomando en cuenta que por cada dólar invertido en este tipo de programas escolares hay un ahorro potencial de hasta 18 dólares en el tratamiento de drogadictos.

En aras de la "responsabilidad compartida", el documento destacó la urgencia de continuar la cooperación en la lucha antidrogas con México y Centroamérica, para que los progresos registrados con esos países "no resulten en el desplazamiento de la amenaza (del narcotráfico) a la región" del Caribe.

La estrategia también subraya la necesidad de combatir el abuso de medicamentos recetados, incluyendo analgésicos, muchos de los cuales contienen opioides y crean dependencia, como la codeína, la metadona, hidrocodona y Oxycontin.

El abuso de esos analgésicos sin fines médicos ha hecho sonar la alarma entre las autoridades de EE.UU., donde sólo en 2010 se registraron más de 1,3 millones de visitas a urgencias, más del doble de la cifra de 2004 y superando incluso el número de visitas por el abuso de todas las drogas ilícitas en su conjunto, indicó el documento.

En 2010, más de 38.300 estadounidenses murieron por culpa de una sobredosis con recetas médicas, en particular analgésicos con opioides, agregó.

En general, el consumo de drogas en EE.UU. ha bajado sustancialmente en los últimos 30 añosEE.UU. divulgó este miércoles su estrategia antidrogas para 2013 que marca las prioridades del presidente Barack Obama para su segundo mandato, que incluyen ampliar los fondos y el acceso a programas de tratamiento y salud mental a más de 60 millones de personas para 2020 mediante la reforma sanitaria.

El documento propone que las políticas antidrogas se basen en la "ciencia y no la política", por considerar que la drogadicción "no es solo un asunto de la justicia criminal sino también una gran preocupación de salud pública".

"El mensaje principal es que nos estamos centrando por completo en un modelo de salud pública y la importancia de tratar a personas con problemas de drogas, porque no podemos solucionar este problema mediante arrestos ni mediante la legalización de las drogas", dijo el "zar" antidrogas de EE.UU., Gil Kerlikowske, horas antes de presentar la estrategia junto a otros expertos.

"Esperamos que entre la solicitud de fondos del presidente Obama y la reforma sanitaria, millones de personas recibirán la ayuda que necesitan y eso nos ayudará a reducir los costos del sistema judicial", agregó Kerlikowske, quien destacó que la reforma sanitaria de 2010 exige que las aseguradoras cubran a personas con problemas de drogadicción.

Entre más de un centenar de medidas contra el consumo de drogas en EE.UU., el plan incluye un incremento de unos 1.500 millones de dólares en fondos federales respecto a 2012, para programas de prevención y tratamiento del abuso de drogas.

En 2011, de los 21,6 millones de estadounidenses a partir de los 12 años de edad que necesitaban ayuda por el consumo de alcohol o drogas ilícitas, sólo 2,3 millones o un 10,8 % recibió tratamiento.

Por ello, la estrategia busca ampliar el tratamiento entre grupos vulnerables como veteranos de guerra y estudiantes universitarios, entre otros.

Según datos oficiales, EE.UU. invirtió 9.200 millones de dólares en programas de tratamiento y prevención en el año fiscal 2012. Para el ejercicio fiscal de 2014 Obama ha solicitado 10.700 millones de dólares, repartidos entre programas policiales y esfuerzos internacionales.

El documento, que tiene unas 104 páginas en siete capítulos, hace énfasis en políticas para el combate "inteligente" contra el crimen derivado del consumo de drogas de tal forma que, en vez de ir a la cárcel, los infractores no violentos vayan a programas de tratamiento.

La estrategia incorpora reformas del sistema de justicia criminal, incluyendo los tribunales para drogadictos y programas para reducir las tasas de encarcelamiento, además de programas comunitarios.

La oficina de Kerlikowske aseguró que el énfasis en la prevención, en particular entre los jóvenes, rinde mayores frutos, tomanrcoles su estrategia antidrogas para 2013 que marca las prioridades del presidente Barack Obama para su segundo mandato, que incluyen ampliar los fondos y el acceso a programas de tratamiento y salud mental a más de 60 millones de personas para 2020 mediante la reforma sanitaria.

El documento propone que las políticas antidrogas se basen en la "ciencia y no la política", por considerar que la drogadicción "no es solo un asunto de la justicia criminal sino también una gran preocupación de salud pública".

"El mensaje principal es que nos estamos centrando por completo en un modelo de salud pública y la importancia de tratar a personas con problemas de drogas, porque no podemos solucionar este problema mediante arrestos ni mediante la legalización de las drogas", dijo el "zar" antidrogas de EE.UU., Gil Kerlikowske, horas antes de presentar la estrategia junto a otros expertos.

"Esperamos que entre la solicitud de fondos del presidente Obama y la reforma sanitaria, millones de personas recibirán la ayuda que necesitan y eso nos ayudará a reducir los costos del sistema judicial", agregó Kerlikowske, quien destacó que la reforma sanitaria de 2010 exige que las aseguradoras cubran a personas con problemas de drogadicción.

Entre más de un centenar de medidas contra el consumo de drogas en EE.UU., el plan incluye un incremento de unos 1.500 millones de dólares en fondos federales respecto a 2012, para programas de prevención y tratamiento del abuso de drogas.

En 2011, de los 21,6 millones de estadounidenses a partir de los 12 años de edad que necesitaban ayuda por el consumo de alcohol o drogas ilícitas, sólo 2,3 millones o un 10,8 % recibió tratamiento.

Por ello, la estrategia busca ampliar el tratamiento entre grupos vulnerables como veteranos de guerra y estudiantes universitarios, entre otros.

Según datos oficiales, EE.UU. invirtió 9.200 millones de dólares en programas de tratamiento y prevención en el año fiscal 2012. Para el ejercicio fiscal de 2014 Obama ha solicitado 10.700 millones de dólares, repartidos entre programas policiales y esfuerzos internacionales.

El documento, que tiene unas 104 páginas en siete capítulos, hace énfasis en políticas para el combate "inteligente" contra el crimen derivado del consumo de drogas de tal forma que, en vez de ir a la cárcel, los infractores no violentos vayan a programas de tratamiento.

La estrategia incorpora reformas del sistema de justicia criminal, incluyendo los tribunales para drogadictos y programas para reducir las tasas de encarcelamiento, además de programas comunitarios.

La oficina de Kerlikowske aseguró que el énfasis en la prevención, en particular entre los jóvenes, rinde mayores frutos, tomando en cuenta que por cada dólar invertido en este tipo de programas escolares hay un ahorro potencial de hasta 18 dólares en el tratamiento de drogadictos.

En aras de la "responsabilidad compartida", el documento destacó la urgencia de continuar la cooperación en la lucha antidrogas con México y Centroamérica, para que los progresos registrados con esos países "no resulten en el desplazamiento de la amenaza (del narcotráfico) a la región" del Caribe.

La estrategia también subraya la necesidad de combatir el abuso de medicamentos recetados, incluyendo analgésicos, muchos de los cuales contienen opioides y crean dependencia, como la codeína, la metadona, hidrocodona y Oxycontin.

El abuso de esos analgésicos sin fines médicos ha hecho sonar la alarma entre las autoridades de EE.UU., donde sólo en 2010 se registraron más de 1,3 millones de visitas a urgencias, más del doble de la cifra de 2004 y superando incluso el número de visitas por el abuso de todas las drogas ilícitas en su conjunto, indicó el documento.

En 2010, más de 38.300 estadounidenses murieron por culpa de una sobredosis con recetas médicas, en particular analgésicos con opioides, agregó.

En general, el consumo de drogas en EE.UU. ha bajado sustancialmente en los últimos 30 años, en parte por la cooperación entre las autoridades locales, estatales, federales e internacionales.

En años recientes el consumo de la cocaína ha bajado en un 50 %, mientras que el de metanfetaminas ha bajado en casi una tercera parte desde 2006.

Sin embargo, el uso de la heroína aumentó de 373.000 personas en 2007 a 620.000 en 2011. Según el documento, para algunos drogadictos, el camino hacia la heroína comienza con el uso de opioides con receta médica. 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Las cicatrices de la esclavitud en Brasil

¿Cómo es sobrevivir sin empleo en Argentina?