EE.UU. encontró amenaza "creíble" para el décimo aniversario del 11S

Pese a que no está confirmada, esta amenaza tendría la forma de un atentado con un carro o camión bomba.

Estados Unidos dio a conocer la existencia de una amenaza terrorista "creíble" pero "no confirmada" para el décimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre, que apuntaría contra Nueva York o Washington y que llevó a reforzar las medidas de seguridad.

Según medios de prensa estadounidenses, esta amenaza tendría la forma de un atentado con un coche o camión bomba.

Un responsable estadounidense indicó que la amenaza apuntaría a Nueva York o Washington, las dos ciudades afectadas por los atentados del 11 de septiembre de 2001 que dejaron unos 3.000 muertos luego de que aviones secuestrados impactaran en las torres del World Trade Center y el Pentágono.

"En esta instancia, es correcto que hay información específica, creíble, pero no confirmada", dijo el Departamento estadounidense de Seguridad Interna en un comunicado.

Obama "fue informado sobre esta específica información de amenaza esta mañana (del jueves) y fue tenido al tanto durante el resto del día", afirmó un funcionario de la Casa Blanca.

El presidente "ordenó a los miembros de los organismos antiterroristas redoblar los esfuerzos en respuesta a esta información creíble pero no confirmada", añadió esta fuente.

Las autoridades estadounidenses subrayaron que en la incursión que mató al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, en mayo pasado en Pakistán, se encontraron documentos y archivos informáticos que mostraban que la red terrorista había preparado ataques en coincidencia con el aniversario del domingo, incluidos trenes como objetivos.

Este anuncio se produjo un día después de que el Pentágono elevara el nivel de alerta en sus bases en Estados Unidos como "una medida prudente y preventiva", dado el interés de Al Qaeda por las fechas clave y aniversarios.

El responsable de la policía neoyorquina, Raymond Kelly explicó que entre las nuevas medidas decididas para Nueva York se encontraba el despliegue de policías "entrenados en armas largas posicionados fuera de Manhattan para responder en cualquier parte de la ciudad".

También se incrementa en un tercio el número de patrullas, así como los controles de vehículos en distintos lugares de Nueva York y de bolsos y efectos personales en el sistema de metro.

A pesar de esta vigilancia acrecentada, Bloomberg aseguró que "no hay razón para que ninguno de nosotros cambie nada en nuestras rutinas diarias".

"En los próximos días todos debemos tener nuestros ojos bien abiertos. Pero la mejor cosa que podemos hacer para combatir el terrorismo es negarnos a ser intimidados por él", agregó.

El acto principal de la conmemoración del domingo será una lectura de los nombres de los fallecidos en la Zona Cero, en Nueva York, a la que asistirán familiares de las víctimas, el presidente Barack Obama, el expresidente George W. Bush y el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg.

La seguridad es la principal preocupación de los organizadores de las ceremonias, ya que se espera que asistan multitudes.