EE.UU. evalúa autorizar el uso de la fuerza contra el Estado Islámico

El mandatario estadounidense negó que EE.UU. esté tratando de iniciar una invasión terrestre en contra del grupo yihadista.

AFP

 El presidente de EE.UU., Barack Obama, pidió este miércoles al Congreso aprobar su propuesta para hacer uso de la fuerza militar contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), al tiempo que rechazó que se trate de iniciar una invasión terrestre.

El presidente señaló que el plan que hoy envió al Legislativo "no requiere el despliegue de fuerzas de combate terrestre de Estados Unidos", como sucedió en el pasado con las guerras de Irak y Afganistán.

Obama hizo una declaración en la Casa Blanca acompañado por el vicepresidente, Joseph Biden; el secretario de Estado, John Kerry; y el secretario de Defensa, Chuck Hagel, después de remitir al Congreso el texto que espera que sirva como base legal para respaldar la actual ofensiva contra el EI en Siria e Irak.

"No creo que se sirva a los intereses de Estados Unidos con guerras sin fin o manteniendo un perpetuo estado de guerra", dijo el mandatario.

Obama afirmó que su propuesta está en línea con la estrategia internacional puesta en marcha con una "campaña sistemática y sostenida" de ataques aéreos contra el EI en Irak y Siria, apoyo y formación para las fuerzas locales que están sobre el terreno, incluida la oposición siria moderada, y ayuda humanitaria.

El mandatario reconoció que acabar con el EI "es una tarea difícil" y "continuará siéndolo" durante algún tiempo, pero aseguró que la coalición internacional "está a la ofensiva", mientras que el grupo yihadista está "a la defensiva".

Desde que comenzó la campaña de la alianza internacional, en la que participan más de 60 países, se han realizado más de 2.000 ataques aéreos contra los terroristas, recordó. "El EI va a perder", aseveró el presidente.

Según Obama, esta resolución "establece el equilibrio necesario al darnos la flexibilidad que necesitamos para circunstancias imprevistas", como operaciones de rescate ante las que podría ordenar la intervención puntual de las fuerzas especiales.

Hasta ahora, el Gobierno de Obama se ha basado para desplegar sus operaciones contra el EI en Irak y Siria en una "autorización para el uso de la fuerza militar" (AUMF, por su sigla en inglés) de 2001 y en otra norma de 2002 para Irak que el entonces presidente, George W. Bush, usó para lanzar ataques contra terroristas en el extranjero.

No obstante, el mandatario dijo en noviembre pasado que prefería que el Congreso aprobara una base legal específica para la ofensiva contra el EI que comenzó en agosto de 2014, y durante los últimos tres meses la Casa Blanca ha mantenido contactos con legisladores demócratas y republicanos para redactar el texto.
Obama se mostró "optimista" ante el hecho de que la propuesta pueda ser aprobada con apoyo bipartito "para demostrar a las tropas y al mundo que Estados Unidos está unido en esta misión".