“EE.UU. ha violado la confianza de Francia”

Manuel Valls llegó al país para hablar de paz, comercio y cambio climático.

AFPManuel Valls, primer ministro francés.

El primer ministro francés, Manuel Valls, comenzó su viaje oficial a Colombia y Ecuador. En la mira del diplomático está firmar acuerdos de cooperación económica, así como dar un respaldo claro al proceso de paz colombiano y al posconflicto, tema de la reciente gira del presidente, Juan Manuel Santos, por Europa. Francia es uno de los países que ha ofrecido apoyo para esa etapa.

Dicho apoyo se traducirá en la creación de un Comité Estratégico franco-colombiano, que será oficializado durante la visita de Valls al país. La ayuda incluye también la cooperación para la creación de un cuerpo de gendarmería, asesoría jurídica para la transición y acuerdos para “solucionar posibles diferendos sobre la propiedad de la tierra”, que podrían aparecer tras el conflicto. La cooperación en la lucha contra el narcotráfico, es otro de los temas importantes. Se espera que Valls firme un acuerdo para otorgar un préstamo de 275 millones de euros para el desarrollo rural en zonas afectadas por el conflicto armado. 

Con cerca de 80.000 empleos directos, las empresas francesas son las que más personas emplean en Colombia. El sábado el ministro francés viajará a Ecuador para reunirse con el presidente Rafael Correa.  

Mientras el primer ministro francés está en América Latina, en su país crece el escándalo por las presuntas escuchas de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) a los tres últimos jefes de Estado del país. Antes de viajar, Valls subrayó que “EE.UU. ha violado la confianza de Francia” y pidió que repare el daño que casó a las relaciones bilaterales. En una sesión de control en la Asamblea Nacional, el primer ministro tachó el espionaje como “una cosa muy grave y anormal entre Estados democráticos aliados” y consideró “no legítimo proceder a este tipo de vigilancia en nombre de intereses nacionales”.

Valls manifestó que Washington debe ir más lejos de unos compromisos que adoptó en 2013, cuando aseguró haber puesto fin a estas prácticas. El gobierno francés envió a EE.UU. al coordinador de sus servicios de inteligencia, Didier Le Bret, para abordar las supuestas escuchas. El ministro francés de Relaciones Exteriores citó a la embajadora estadounidense en Francia, Jane D. Hartley, para que dé explicaciones sobre estas informaciones. Por su parte, el presidente francés, Françóis Hollande, convocó al Consejo de Defensa, al término del cual calificó de “inaceptables” las supuestas prácticas de espionaje y aseguró que Francia no tolerará ningún acto que cuestione su seguridad. 

Por su parte el presidente estadounidense, Barack Obama, le dijo a Hollande durante una conversación telefónica que acabaría con las prácticas de espionaje “que pudo haber en el pasado y que eran inaceptables entre aliados”.

Temas relacionados