EE.UU. pone fin al apoyo logístico a Bolivia para la lucha antidrogas

Estados Unidos había prestado a Bolivia ocho helicópteros y cuatro aviones.

Estados Unidos decidió poner fin al apoyo logístico que brindaba a Bolivia en la lucha contra el narcotráfico, con la donación al gobierno boliviano de ocho helicópteros H-1H y dos aviones de transporte C-130, dijo este viernes en La Paz un diplomático estadounidense.

"Las aeronaves (que entregaremos) son las que tuvimos aquí para trabajar sobre el narcotráfico, entonces creo que esto es el fin del programa", dijo el encargado de Negocios de EEUU, Larry Memmott, citado por la radio privada Erbol.

El funcionario, el de más alto rango, tras la expulsión del embajador a fines de 2008, acotó que "es el fin de una era, el tiempo en que el gobierno de Estados Unidos manejaba toda la logística para la guerra contra el narcotráfico, esto va quedar en manos del gobierno" boliviano.

Estados Unidos había prestado a Bolivia, en el marco de convenios antinarcóticos desde la década del 90, ocho helicópteros H-1H y de dos a cuatro aviones C-130 para la tropa de élite "Diablos Rojos", una unidad de la Fuerza Aérea Boliviana que lucha contra las drogas. También pagaba el combustible y el mantenimiento de las naves.

Memmott dijo que se informó este viernes oficialmente al gobierno boliviano de la donación. Tras los roces bilaterales con la llegada del izquierdista Evo Morales al poder, en enero de 2006, la asistencia norteamericana disminuyó gradualmente hasta descender en 2013 a unos 11 millones de dólares, cuando en años anteriores superaba los 60 millones de dólares anuales.

Morales expulsó a la agencia antidrogas DEA del país a fines de 2008 y al embajador estadounidense, acusándolos de apoyar un supuesto complot político para derrocarlo, lo que fue negado por Washington, que en reciprocidad también echó al embajador boliviano.

La embajada estadounidense en La Paz ya había anunciado en octubre del año pasado su intención de ceder a Bolivia el equipo aéreo "por limitaciones presupuestarias", según un comunicado oficial de entonces.

La Paz decidió en años anteriores asumir el costo de la lucha antidrogas, a la que asigna anualmente de 20 a 34 millones de dólares.

Bolivia cuenta con 29.200 hectáreas plantadas de coca, según datos de las Naciones Unidas, y es el tercer productor mundial de la planta, materia prima para fabricar cocaína, después de Perú y Colombia.