EE.UU. reforzará combates contra Al Qaeda

El Gobierno estadounidense está considerando un envío adicional de aviones no tripulados a Libia.

EE.UU. reforzará su lucha antiterrorista en el Norte de África contra Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) tras el ataque del pasado 11 de septiembre contra su consulado en Bengasi (Libia), según publica The Wall Street Journal.

De acuerdo con funcionarios militares y de inteligencia citados por el diario, la idea que prevalece conforme avanza la investigación es que esa filial de Al Qaeda, la principal amenaza terrorista en el Norte de África, tuvo "un papel destacado" en el asalto al consulado estadounidense en Bengasi.

Junto al embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, en ese ataque murieron el también diplomático Sean Smith y los exmilitares Tyrone Woods y Glen Doherty.

El Gobierno estadounidense está considerando un envío adicional de aviones no tripulados, conocidos como "drones", para complementar a los que ya realizan labores de vigilancia en el Norte de África, según The Wall Street Journal.

También se está analizando la forma de incrementar la capacitación antiterrorista de los militares destinados a esa zona.

El objetivo central es ayudar a los Gobiernos de África del Norte a luchar contra AQMI, indicaron los funcionarios al diario, que agregaron que las conversaciones para ello ya están "activas".

El pasado viernes, las autoridades estadounidenses aseguraron que Al Qaeda estuvo detrás del ataque al consulado en Bengasi, aunque precisaron que quedan todavía muchas cuestiones por aclarar.

Según la evaluación de lo sucedido, "algunos de los involucrados en el ataque estaban vinculados a grupos afiliados o simpatizantes de Al Qaeda", sostuvo en un comunicado Shawn Turner, portavoz de la Oficina del Director Nacional de Inteligencia.

Por su parte, el secretario de Defensa de EE.UU., Leon Panetta, también calificó lo ocurrido en Bengasi de "ataque terrorista".

La primera hipótesis que barajó el Gobierno del presidente Barack Obama fue que el ataque fue producto de las violentas protestas que se desataron en Libia y otros países árabes a raíz de un video producido en EE.UU. que caricaturiza a Mahoma y al islam.