Egipto, a la deriva tras dimisión en bloque de su gobierno

Ahora se espera el anuncio del general Abdelfattá al Sisi, exministro de Defensa, quien sería candidato presidencial.

El primer ministro egipcio, Hazem el Beblaui, quien presentó su renuncia el lunes. / EFE

El primer ministro de Egipto, Hazem El Beblawi, anunció por sorpresa el lunes la dimisión en bloque de su gobierno, nombrado después del golpe de Estado militar que derrocó el pasado 3 de julio al islamista Mohamed Morsi, primer presidente electo del país. Desde hace semanas, se rumoraba que se preparaba una remodelación del ejecutivo coincidiendo con el anuncio de dimisión del ministro de Defensa, Abdelfattá al Sisi, para presentarse a las elecciones presidenciales. Sin embargo, se esperaba que los cambios afectaran a un número limitado de carteras ministeriales. De momento, reina la confusión respecto a quién asumirá el cargo de primer ministro.

Después de una reunión del consejo de ministros que duró apenas 15 minutos, El Beblawi compareció ante los medios de comunicación para anunciar la dimisión. Su declaración fue breve y no aportó luz sobre los motivos de una dimisión que no había sido anticipada por la prensa. El veterano político advirtió que “las reformas no pueden venir sólo de la mano del gobierno”, pero describió como exitosa la experiencia del ejecutivo en un momento en el que Egipto afronta grandes desafíos.

“En este momento todos nos debemos sacrificar por el bien del país. En lugar de preguntarnos qué nos ha dado Egipto, deberíamos preguntarnos qué hemos hecho por Egipto”, dijo parafraseando una célebre frase del presidente de EE.UU. John F. Kennedy. El Beblawi recordó que, habida cuenta del delicado momento que atravesaba el país, muchos declinaron entrar a formar parte del Gobierno que ha presidido. El premio Nobel de la Paz, Mohamed El Baradei, ejerció de vicepresidente del país durante aproximadamente un mes, pues dimitió después de la masacre de Rabá al-Audawiya, en la que murieron centenares de partidarios de Morsi a manos de las fuerzas de seguridad.

Inmediatamente después del anuncio de El Beblawi, varios medios locales informaron que el presidente interino, Adli Mansur, aceptaría la renuncia del gabinete y encargaría a Ibrahim Mahleb, responsable de la cartera de Vivienda, la formación de un nuevo ejecutivo. No obstante, el propio Mahleb negó en declaraciones a la página web del diario Al Ahram la veracidad de esta noticia.

La dimisión del gobierno se ha interpretado como un gesto que allana el camino al anuncio del mariscal al Sisi, verdadero hombre fuerte del régimen, de su intención de concurrir a las elecciones presidenciales. Al Sisi recibió el apoyo de la cúpula del Ejército el mes pasado, y desde hace un par de semanas se considera que su anuncio es inminente. De momento, otros dos aspirantes ya han anunciado sus candidaturas: Hamdin Sabahi, el tercero en los comicios presidenciales de 2012, y Sami Anan, Jefe del Estado mayor cuando la Junta Militar piloteó la transición post-Mubarak.

La inestabilidad que vive Egipto tras el golpe provocó una erosión continua del gobierno de El Beblawi, muy criticado desde algunos medios de comunicación por no haber declarado a los Hermanos Musulmanes como “organización terrorista” con anterioridad. Según las encuestas, el apoyo al ejecutivo había caído por debajo del 25%, por lo que su dimisión puede ser una estrategia del Ejército para dar un nuevo impulso a la acción de gobierno antes de las elecciones presidenciales, que inicialmente estaban previstas para el mes de abril, pero podrían atrasarse varias semanas a causa de los problemas surgidos en la elaboración de la ley electoral.
 

Temas relacionados