Ejecutivos de JPMorgan comparecen ante el Congreso de EE.UU.

Proporcionaron informaciones falsas o incompletas a los inversores y reguladores.

Ex y actuales ejecutivos del JPMorgan Chase respondieron a las preguntas de un panel de senadores estadounidenses este viernes, admitiendo una cadena de errores que provocaron pérdidas gigantescas al banco de inversiones, en el caso de la "ballena de Londres", pero defendieron sus buena fe.

Según un informe publicado el jueves por el subcomité de investigaciones del Senado, JPMorgan Chaise proporcionó informaciones falsas o incompletas a los inversores y reguladores sobre los riesgos y pérdidas vinculadas al caso conocido como "ballena de Londres", que alcanzaron los 6.000 millones de dólares el año pasado.

El banco estadounidense informó mal "a los inversores, los reguladores y el público sobre la naturaleza, las actividades y los riesgos de los derivados de crédito de (la división de inversiones transparentes) CIO durante el primer trimestre de 2012", según el documento.

Este viernes, varios exejecutivos, entre ellos Ina Drew, exdirectora de la CIO, la unidad de inversiones propias del banco, donde se realizaron las operaciones de riesgo, declararon ante el subcomité.

"Claramente se cometieron errores", declaró Drew, quien fue despedida del banco luego de los hechos.

"Primeramente, la supervisión del equipo de corredores fracasó, luego la segunda línea de defensa, la gestión de riesgo, tampoco funcionó", lamentó el actual director de riesgos, Ashley Bacon.

La CIO supervisaba la unidad londinense del trader francés del banco Bruno Iksil, a quien se le puso el mote de "ballena de Londres" en razón de las enormes cuantías de las posiciones que tomaba, que causaron pérdidas por 6.000 millones de dólares al banco.

Temas relacionados