Ejército advierte que el destino del Líbano está en juego

Esto por los disturbios desencadenados tras el atentado perpetrado el viernes Beirut.

Atentado en Beirut Foto: EFE
Atentado en Beirut Foto: EFE

El Ejército libanés advirtió este lunes que "el destino de la nación está en juego" y que la seguridad es una "línea roja", tras los disturbios desencadenados por la muerte del jefe de la Inteligencia de la Policía, general Wisan al Hasan, en un atentado el viernes en Beirut.

"Instamos a los dirigentes de todas las fuerzas políticas a expresar con cuidado sus opiniones, porque el destino de la nación está en juego y deben comprometerse a impedir que se perturbe la situación y mantener la paz", dijo el mando de las Fuerzas armadas en un comunicado.

El domingo, durante el funeral de Al Hasan, el ex primer ministro Fuad Siniora pidió la dimisión del jefe de Gobierno, Nayib Mikati, al que acusó de ser responsable de su muerte, y, poco después, un grupo de jóvenes intentó irrumpir en la sede del Ejecutivo, lo que degeneró en choques con las fuerzas del orden.

Según las Fuerzas Armadas, "la seguridad es una línea roja, así como las instituciones oficiales y las propiedades públicas", por lo que el Ejército adelantó que reprimirá cualquier ataque y preservará la paz civil.

La nota agrega que "los acontecimientos que han sucedido en las últimas horas han demostrado, sin lugar a dudas, que el país está pasando por momentos muy críticos y los incidentes en algunas partes han llegado a niveles sin precedentes".

Por ello, "instamos a todos los ciudadanos a asumir su responsabilidad nacional en estas circunstancias difíciles, a no dejar que las emociones controlen la situación, a evacuar las calles y a abrir los caminos que aún siguen cerrados", dice el texto.

Las Fuerzas Armadas han iniciado "contactos sobre la seguridad a todos los niveles, especialmente en las regiones donde hay fricciones sectarias y confesionales, para evitar que el Líbano se convierta en el terreno de un ajuste de cuentas regionales y evitar la explotación del asesinato del mártir Hasan".

El Ejército intervino este lunes para acabar con el caos reinante en Beirut y otras regiones libanesas, donde al menos tres personas han muerto y decenas han resultado heridas en enfrentamientos en las últimas horas.

Los soldados han sido el blanco de disparos en la mañana del lunes cuando trataban de abrir las calles bloqueadas por manifestantes en el barrio beirutí de mayoría suní de Tarik Yadid, escenario de un tiroteo.

El atentado -en el que, además de Al Hasan, fallecieron otras dos personas y 126 quedaron heridas- ha exacerbado la tensión en el Líbano, dividido entre partidarios y detractores del régimen de Bachar al Asad, y la cólera es perceptible, sobre todo, en las áreas de mayoría suní, a la que pertenecía el general muerto.

Al Hasan dirigió las investigaciones que destaparon en agosto pasado la trama en la que estaban implicados el exministro libanés Michel Samaha y el jefe de la Seguridad siria, Ali Mamluk, acusados de planificar atentados contra líderes políticos y religiosos antisirios en este país.
 

Temas relacionados