Ejército mexicano gastó 372 millones de dólares en equipos para 'chuzar'

Los equipos son utilizados por "altos mandos para ejecutar tareas de espionaje político" señala el diario El Universal.

La secretaría de la Defensa de México (Sedena) compró en un sólo año a una misma empresa equipos de espionaje e inteligencia por un valor de 372 millones de dólares, según reveló el diario El Universal en su edición impresa de este lunes.

Los equipos, según apartes de uno de los contratos publicado por el diario, son capaces de intervenir teléfonos móviles, espiar mensajería instantánea y correos electrónicos, e incluso operar la cámara del teléfono de manera remota y activar su micrófono para escuchar las voces de personas que estén cerca.

"De marzo de 2011 a marzo de 2012, la Sedena pagó por adjudicación directa a una sola compañía, Security Tracking Devices con sede en Jalisco, casi 5.000 millones de pesos (372 millones de dólares) para la adquisición de los equipos", señaló El Universal.

La secretaría de la Defensa dijo el lunes por la noche en un comunicado que la adquisición de este equipo "tiene por objeto satisfacer las necesidades del ejército y fuerza aérea mexicanos para el cumplimiento de las misiones que legalmente tienen encomendadas".

La dependencia rechazó que los equipos sean utilizados por "altos mandos para ejecutar tareas de espionaje político".

De acuerdo con fuentes cercanas al Ejército, citadas pero no identificadas por el rotativo, "funcionarios militares utilizan esta tecnología para ejecutar diversas tareas, entre ellas la del espionaje político".

La legislación mexicana permite intervenir comunicaciones sólo con la autorización del Poder Judicial.

Los reportes del diario dijeron además que sus periodistas trataron de ubicar las sedes de la empresa contratista, pero al menos una de ellas corresponde a un barrio residencial con casas de apenas 50 metros cuadrados.

México gasta cada año casi 5.000 millones de dólares en el presupuesto del ejército y la marina de guerra, las dos fuerzas militares que desde diciembre de 2006 el gobierno involucró directamente en la ofensiva contra los carteles de la droga.  

Temas relacionados