El capítulo oscuro de Pervez Musharraf

El expresidente paquistaní, quien regresó a su país para participar en las elecciones de mayo, terminó detenido por implicaciones en unos asesinatos.

Pervez Musharraf. /AFP
Pervez Musharraf. /AFP

Pervez Musharraf era, hasta octubre de 1999, un oficial más del ejército paquistaní. Pero decidió dar un golpe de Estado contra Nawaz. Cuando llega a la presidencia Musharraf promete restablecer la democracia y luchar contra la corrupción, aunque fue sólo hasta el 20 de junio de 2001 cuando el general se proclama presidente, un puesto que ratifica y prorroga en un referendo el 30 de abril de 2002. Entonces, forma un nuevo parlamento y en 2007 gana un segundo mandato, que le duró menos de un año, pues renuncia en 2007 luego de que el tribunal Supremo. Duró nueve años en el poder.

Luego salió al exilio en Dubái hasta hace unas semanas cuando regresó para participar en las elecciones de mayo –es candidato a las elecciones legislativas en Chitral, una pequeña ciudad del norte del país, representando al APML (All Pakistan Muslim League), un partido creado en el exilio que preconiza la recuperación de la economía paquistaní y el fortalecimiento de las capacidades militares-, pero fue detenido. Al general se le acusa de presunta implicación en los asesinatos del jefe independentista de la provincia de Baluchistán (suroeste), Akbar Bugti, en 2006, y de la ex primera ministra Benazir Bhutto en 2007, así como de la destitución ilegal de magistrados ese mismo año.

Algunos abogados paquistaníes tratan también de convencer a la Corte Suprema de que inicie procedimientos por "gran traición" contra él por haber impuesto el estado de excepción en 2007. Una audiencia que tuvo lugar el lunes sobre este caso fue postergada hasta el miércoles. "Mis abogados presentarán una respuesta (al tribunal), pero en mi corazón tengo la convicción de no haber hecho nada malo", declaró Musharraf durante una conferencia en su residencia protegida por fuertes medidas de seguridad en Islamabad.

El ex jefe de Estado, amenazado de muerte por los talibanes desde que regresó de su exilio, tuvo que enfrentar la enérgica oposición de abogados que también trataron de bloquear su candidatura a las elecciones legislativas del 11 de mayo, unos comicios cruciales para la consolidación de la democracia en un país acostumbrado a los golpes de Estado.

Al preguntársele si estaba dispuesto a ir a la cárcel en caso de ser condenado en uno de esos casos, Musharaf respondió: "Si esa es la sentencia, entonces estoy dispuesto a ir" a prisión.

Nació en New Delhi (India)y su familia tuvo que huir a Pakistán. La familia se asentó brevemente en Karachi, entonces la capital de Pakistán, antes de partir hacia Turquía para una estancia de siete años gracias al puesto diplomático obtenido por el padre. Por ser mal estudiante su padre lo metió al ejército y en 1965 fue condecorado por su valor durante la guerra de 1965 contra India. En 1998 se convierte en el jefe de Estado mayor del primer ministro Shariff, a quien derroca después. Comandó una incursión en Kargil, en la región de Cachemira, disputada desde la creación de Pakistán que califican como un desastre. Pero él defiende la operación diciendo que propició el proceso de diálogo.

Shariff intenta destituirlo por pero sus fieles en el ejército lo respaldan y terminan derrocando al primer ministro.

Temas relacionados