El costo de la reforma migratoria

La enmienda que acompaña al proyecto aprobado esta semana por el Senado de EE.UU. contempla un recio control en la línea limítrofe.

El presidente Barack Obama ha puesto a la reforma como una prioridad. / EFE
El presidente Barack Obama ha puesto a la reforma como una prioridad. / EFE

Una inversión multimillonaria, el doble de agentes destinados a vigilar la frontera entre EE.UU. y México, uso de tecnología desarrollada en Afganistán para detectar la entrada de indocumentados y vigilar el tráfico de drogas y armas, aviones no tripulados y una base de datos biométricos de aquellos que intentan abrirse camino en el país.

Una de las últimas enmiendas añadidas a la ambiciosa ley para reformar el sistema de inmigración, que el Senado estadounidense aprobó esta semana, refuerza en gran medida la seguridad en la frontera con México. Este asunto, que ha dividido a demócratas y republicanos y que inspiró tensiones durante las negociaciones de la reforma, ahora parece uno de sus putos centrales.

“Si repasamos la lista de cosas que los conservadores han exigido durante los dos últimos años, las hemos logrado todas”, afirmó el senador republicano Marco Rubio durante una entrevista en la cadena Fox News. “En la frontera, el muro de más de 700 millas es algo que se ha pedido desde hace tiempo, al igual que la duplicación del número de agentes”.

Rubio, uno de los republicanos que participaron en las negociaciones preliminares del “Grupo de los Ocho”, justificaba así la aprobación en el Senado de una enmienda que destinará US$30.000 millones a reforzar las medidas de protección y vigilancia en el límite con México. El texto también contempla destinar otros US$8.000 millones del presupuesto federal a medidas de seguridad y US$4.500 millones en tecnología.

El senador hispano insistió desde comienzos de año en que la ley para la reforma migratoria sólo lograría el respaldo de los conservadores si endurecía la seguridad en la frontera e impedía así la llegada de nuevos indocumentados. El intento más ambicioso para reformar el sistema en los últimos 30 años terminó por incluir así exigencias como la creación de un “muro virtual” que separe EE.UU. de México.

La enmienda, aprobada con 67 votos a favor (entre ellos los de 13 senadores republicanos), incluye además una de las principales exigencias de los conservadores en los últimos años: duplicar el número de agentes que patrullan la frontera (ahora serían 40.000) y extender su muro en las 700 millas restantes, de manera que esté vigilada las 24 horas del día, todos los días de la semana.

Diversas organizaciones defensoras de los derechos civiles han criticado al Partido Demócrata por acceder a lo que definen como la “militarización de la frontera”. El presidente Obama ya recibió duras acusaciones durante su primer mandato por aumentar el presupuesto de vigilancia fronteriza mientras abandonaba su apuesta por la reforma. Ahora una de las leyes que puede marcar su legado ha concedido uno de los deseos republicanos.

La Asociación por las Libertades Civiles considera que la reforma tomó “un giro inesperado” con la aprobación de esta enmienda al ampliar la vigilancia “a niveles obscenos” y “sin precedentes”. “Esta inversión es un derroche, es innecesaria, carece de supervisión gubernamental y pone en peligro a todo aquel que viva, viaje o trabaje cerca de la frontera”, aseguró la directora de la organización en Washington, Laura Murphy.

Uno de los favoritos del Tea Party y excandidato a la vicepresidencia en 2012, Paul Ryan, reconoció que la enmienda para la seguridad mejora las opciones de la legislación. “Creo que el hecho de que la frontera vaya a estar protegida y bajo control contribuirá mucho más a que tengamos una ley finalizada y que ésta llegue gracias a las medidas de seguridad”, aseguró en declaraciones al portal Político.

Con esta idea de reforma migratoria, el Senado celebró una votación histórica justo antes del receso de verano en el Capitolio, cumpliendo con las estimaciones más optimistas de los demócratas y del presidente Obama. Ahora el proyecto deberá ser analizado y votado en la Cámara de Representantes, donde los republicanos son mayoría.

Temas relacionados

 

últimas noticias