El día del Nobel de Paz

Un filósofo estadounidense de la no violencia, una monja egipcia al servicio de los niños y una afgana defensora de los derechos humanos se encuentran en la lista de nominados.

Maggie Gobran, conocida como la “Madre Teresa de Egipto”.  / AFP
Maggie Gobran, conocida como la “Madre Teresa de Egipto”. / AFP

El año 2012 ha estado atravesado por la continuidad de la llamada Primavera Árabe y las protestas civiles en países en los que el calor de las manifestaciones se convirtieron en actos violentos. Algunos analistas apuntan a que el premio Nobel de Paz no puede estar ajeno a esta realidad hoy, cuando el Comité Nobel del Parlamento Noruego decide a quién entregar el galardón.

Sin embargo, la designación del año anterior, que recayó en la yemení Tawakkol Karman, a quien se destacó como una de las protagonistas de estas revoluciones, hace pensar que quizá el comité puede mirar hacia otros horizontes. De acuerdo con Jean Egeland, director para Europa de la ONG Human Rights Watch, “la novedad de la Primavera Árabe era portadora de esperanzas cuando el premio se otorgó el año pasado; sin embargo, hoy es más bien fuente de frustración”.

La baraja de candidatos con posibilidades es amplia. Entre ellos se encuentra el filósofo estadounidense Gene Sharp, célebre por la orientación que le ha dado a la teoría de la no violencia y por haber sido gestor del Instituto Albert Einstein, especializado, justamente, en el estudio de esta teoría. Para Kristian Berg Harpviken, director del Instituto de Investigaciones sobre la Paz de Oslo, Sharp es “probablemente el más importante analista de las técnicas de resistencia no violenta”.

A su lado están Maggie Gobran, conocida como la “Madre Teresa de Egipto”, una cristiana copta que fundó la organización Stephen’s Children para ayudar a los niños desprotegidos de su país, y Sima Samar, actual presidenta de la Comisión Afgana Independiente de los Derechos Humanos, exrelatora de la ONU para Sudán y exministra de la Mujer en Afganistán.

De acuerdo con el historiador del Nobel Asle Sveen, el premio de este año podría otorgársele al bielorruso Ale Bielatski, un defensor de los derechos humanos encarcelado desde hace un año por un polémico juicio que la Unión Europea calificó de “político”. Del mismo modo, en las previsiones de Sveen figura la rusa Lyudmila Alexeyeva, quien fuera disidente de la Unión Soviética y hoy es presidenta de la ONG para la defensa de las libertades personales Moscow Helsinki Watch Group.

Otros nominados son la disidente y escritora cubana Yoani Sánchez y el excanciller alemán Helmut Kohl, reconocido por su papel en la consecución de la unidad europea.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Inician proceso de cambio de gobierno en México

El futuro de Venezuela después de los drones

Viktor Orban, el nuevo amigo de Donald Trump