El diluvio ahoga a Bangkok

Por estos días, Tailandia intenta contener la mala fortuna que el clima le trajo este año.

A las lluvias monzónicas se le unió la llegada de tres tormentas tropicales que hoy tienen a su capital, Bangkok, inundada como nunca antes, con miles de personas en éxodo, más de 300 muertos y otros 300 enfermos graves en los hospitales.

La primera ministra, Yingluck Shinawatra, aseguró que “esta crisis que hoy afrontamos es la más grave de los desastres naturales ocurridos en toda la historia de Tailandia”. Después de haberse inundado en la zona norte, el agua en Bangkok, que en algunos parajes alcanza una altura de 1,5 metros con posibilidad de llegar a tres, ha ido conquistando terrenos hacia el centro de la ciudad. La principal preocupación se cierne ahora sobre el río Chao Praya, que bordea las zonas más densamente pobladas y cuyo caudal crece desmedidamente.

Tras la ruptura de más de 10 metros del dique Phra Khanong y la inundación de la avenida Sukhumvit, la principal de la capital, los equipos de rescate estudiaban dinamitar algunos puntos estratégicos de la malla vial para dirigir el agua hacia el mar, al tiempo que los camiones de bombeo y sus operadores trabajaban sin descanso.

Yingluck Shinawatra anticipó que es posible que cuando cesen las lluvias el agua permanezca inundando áreas por cerca de un mes, un mal pronóstico para una ciudad que, se calcula, suma unos US$6.000 millones en daños.

 

últimas noticias