El drama de las armas detrás de esta fotografía

Stacey Wehrman pensó que estaba retratando un episodio gracioso, luego su hija de tres años le mostró la cruda realidad.

Todo empezó cuando Stacey Wehrman Feeley encontró a su pequeña de tres años subida en el inodoro. De inmediato, decidió retratar aquel momento que pareció, en un comienzo gracioso. Sin embargo, tras cuestionar a la niña por este comportamiento descubrió una cruda realidad.

-¿Qué estás haciendo?, le preguntó la madre.
-Practicando, respondió la niña mientras procuraba mantener el equilibrio.
 
“Tomé esta foto porque al principio pensé que era gracioso, pero en el momento en que me dijo lo que estaba haciendo me entristecí. Ella estaba practicando para una dura, durísima prueba. Se estaba preparando ante la posibilidad de que en su colegio ocurriera un tiroteo. Que un hombre armado con rifles de asalto y pistolas de gran calibre irrumpiera en el establecimiento y cometiera un asesinato masivo”, comentó la afligida madre, quien decidió publicar la fotografía en su cuenta de Facebook acompañada de un emotivo mensaje.

Según el relato de Stacey, quien vive con su familia en Michigan, las maestras de su hija le explicaron qué era lo que debía hacer ante una situación similar a la que vivieron cientos de personas en el club gay Pulse de Orlando (Florida), donde murieron 49 personas y 53 resultaron heridas.

-Si llegara a suceder algo mientras te encuentras en el baño sola, debes pararte sobre el retrete y esperar por ayuda, esa fue la recomendación que recibieron los niños.

"Políticos, miren. Ésta podría ser tu hija, tu nieta, tu bisnieta y las futuras generaciones por venir (…) tiene apenas 3 años y se esconde tras las paredes del baño de pie en la parte superior de los inodoros, tratando de permanecer en silencio por un período tan prolongado de tiempo y tratando de mantener el equilibrio", relató Feeley en su muro de Facebook.

Y continúa diciendo: "nadie piensa que el control de armas será el 100 por ciento eficaz contra la delincuencia. Pero quizá, sólo quizás, ayude en un 1 por ciento, en un 2 por ciento, en un 50 por ciento".

La publicación de Stacey -o mejor este llamado de conciencia-, consiguió en poco más de 10.000 likes, fue compartida más de 15 mil veces y los comentarios de indignación por la permisividad con que cualquiera puede adquirir armas de todo tipo no se hicieron esperar.

No obstante, que a raíz de la masacre en Orlando se ha reforzado el movimiento social que desde hace algún tiempo busca que se establezcan medidas estrictas para el control de las armas de fuego en el país, el Congreso decidió pasar por alto cuatro propuestas legislativas alrededor a esa problemática. (Lea: Atacante de Orlando se identificó como "soldado islámico" en llamada al 911)

Ninguna de las cuatro medidas propuestas (dos por los republicanos y dos por los demócratas) logró el mínimo necesario de 60 votos para salir adelante. Dos de las medidas que se votaron (una demócrata y otra republicana) eran bastante similares en cuanto a su objetivo, el de impedir que personas investigadas por terrorismo puedan comprar armas. (Lea: Senado de EE.UU. hunde proyecto para control de armas, propuesto tras masacre de Orlando)

La tercera propuesta, presentada por los republicanos, hubiese dificultado que los historiales de las personas con enfermedades mentales pudiesen ser añadidos a bases de datos de potenciales compradores de armas.

Y la última propuesta, presentada por los demócratas, buscaba requerir a todos los compradores de armas del país pasar antes una comprobación de sus antecedentes, algo que hoy en día no sucede en todos los estados.

Por su parte, el presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó que el Senado "le falló al pueblo estadounidense" y calificó la sesión como una "vergonzosa exhibición de cobardía".

"La violencia de las armas requiere más que momentos de silencio. Requiere acción"
, escribió Obama en su cuenta oficial de Twitter.