El espionaje se da también entre amigos

El gobierno francés le pidió al embajador de Estados Unidos en su país que explique por qué se han realizado estas interceptaciones.

El ministro de Relaciones Exteriores francés, Laurent Fabius, dijo que el martes discutiría el tema del espionaje con su contraparte estadounidense, John Kerry. / AFP

El gobierno francés le pidió ayer al embajador de Estados Unidos en ese país, Charles H. Rivkin, que explique por qué su país ha conducido operaciones de espionaje en contra de ciudadanos franceses.

La molestia de Francia llegó luego de que el diario Le Monde publicara un informe en el que asegura que la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) interceptó secretamente 70 millones de comunicaciones digitales entre el 10 de diciembre de 2012 y el 8 de enero de 2013. El periódico se basó en documentos filtrados por el extécnico de la CIA Edward Snowden.

Francia es uno de los aliados más cercanos de Estados Unidos en Europa y fue uno de los primeros países en apoyar la intervención militar en Siria que propuso el presidente Barack Obama, luego de que Bashar al Asad utilizara armas químicas contra su propio pueblo.

Aunque el informe no revela exactamente qué tipo de comunicaciones fueron interceptadas (además de llamadas telefónicas y mensajería instantánea), abre la posibilidad de que, además de para ubicar personas con presuntos nexos con organizaciones terroristas, el espionaje se haya realizado contra figuras de la industria francesa, políticos o funcionarios del Gobierno.

Los documentos filtrados por Snowden han dejado al descubierto una vasta red de espionaje que la NSA ha puesto en marcha, no sólo para detener amenazas terroristas, sino para interceptar comunicaciones de personas como la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y el actual presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, así como del expresidente de este país, Felipe Calderón.

El mes pasado, Rousseff canceló su viaje a Estados Unidos como protesta por el espionaje de la NSA en contra de su país. Además anunció la creación de un sistema de correo encriptado para manejar las comunicaciones del gobierno brasileño.

De acuerdo con un reporte de la revista Wired, el Pentágono pidió incrementar en US$4.700 millones el presupuesto de “operaciones cibernéticas”; este comando se encuentra bajo la supervisión del director de la NSA. Asimismo, las instalaciones desde donde se presume se dirigen buena parte de las operaciones digitales de espionaje de la agencia están siendo ampliadas un 30%.

Temas relacionados
últimas noticias