El feminicidio de una transexual que estremece a Argentina

La justicia argentina dio inicio al juicio en contra de Carlos Plaza y Juan José del Valle, por el asesinato de Álvarez, perpetrado el 24 de diciembre de 2014, en Salta.

Imagen del primer reinado internacional transexual, celebrado, precisamente, en Argentina, donde la violencia contra las mujeres trans ha generado todo un debate. EFE

En 2012, tras varios casos de violencia contra las mujeres, el Senado argentino aprobó que el feminicidio fuera considerado un agravante penal; es decir: que aunque no fuera considerado un delito aparte, quienes incurrieran en violencia contra las mujeres verían agravada su pena, hasta llegar, incluso, a la cadena perpetua. No obstante, el Senado no se quedó ahí y aprobó que esta medida cobijara, a su vez, a las personas que se autoperciban "con identidad de género femenino" y contra las que hubiera "violencia de género". Una medida a favor de las mujeres transexuales argentinas.

Ahora, cuatro años después, la justicia argentina da inicio al primer juicio en su historia en el que el asesinato de una transexual es catalogado de feminicidio por la justicia. Se trata del homicidio de Gimena Álvarez, perpetrado el 24 de diciembre de 2014, en Salta. Álvarez, de 31 años en ese momento, se encontraba en la calle cuando fue abordada por dos hombres con los que caminó por una calle de Salta, hasta un árbol, donde fue golpeada salvajemente y luego tirada agonizante a un caño, por lo que, en un primer momento, se especuló que había sufrido un accidente. Pero no. La autopsia permitió esclarecer que a Álvarez había sido asesinada. Un niño, de 13 años en ese entonces, fue testigo de lo sucedido. "Dijo que vió a los dos hombres caminar con Alvarez hasta un árbol cerca de un canal donde la golpearon brutalmente, la robaron, y la empujaron al canal", sostuvo el portavoz del poder judicial de Salta, Marcelo Báez, en entrevista con AFP.

Su asesinato generó una ola de indignación, que se agravó con el homicidio, en 2015, de otra mujer trans, Diana Sacayán. "La homo/lesbo/transfobia se manifiesta de diferentes maneras y en diversos ámbitos, siendo responsable de muchas de las vulneraciones de derechos basadas en la orientación sexual, identidad de género y sus expresiones de las personas. Una de sus consecuencias más terribles son los asesinatos y crímenes de odio, cometidos hacia las personas LGTBI, impulsados por fundamentalismos, creencias y prejuicios religiosos, sociales y culturales", sostuvo la Comunidad Homosexual Argentina, en octubre de 2015. A finales de ese año, la justicia dio inicio al proceso por la muerte de Álvarez en contra de dos hombres que ya habían sido detenidos, Carlos Plaza, de 19 años de edad, y Juan José del Valle, alias Combo, de 36.

Ahora ambos se encuentran a la espera de la sentencia en su contra, cuya lectura va a ser, al parecer, el 26 de julio. Los dos se enfrentan a la posibilidad de ser sentenciados a cadena perpetua por estos hechos. De acuerdo con la Comunidad Homosexual Argentina, en 2014 hubo "siete personas de nuestra comunidad" asesinadas: dos personas gays y cinco personas trans. "En 2013, fueron cinco personas de nuestra comunidad, tres personas gays y dos personas travestis". Se espera que el proceso por la muerte de Álvarez sirva de ejemplo para otros procesos por casos similares. En Colombia la discusión sobre si las leyes contra el feminicidio amparan a las mujeres trans, han generado toda una controversia, lejos de acabar. De acuerdo con un informe de la ONG Colombia Diversa, en 2013 hubo 83 homicidios contra miembros de la comunidad LGBTI, mientras que en 2014 se registraron 81. Un poco menos que en 2012, cuando se registraron 87 homicidios contra estas personas en el país. 

 

últimas noticias