El futuro de Cristina Fernández

Si la presidenta argentina pierde la mayoría en el Congreso, varios de sus proyectos, incluida la reelección, quedarán en riesgo.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, le rinde un homenaje al fallecido Néstor Kirchner. / EFE

El día que el gobierno argentino anunció que la presidenta, Cristina Fernández, tendría que alejarse un mes del gobierno por motivos de salud, muchos analistas vieron nubarrones en su futuro. La prensa, algunas voces oficialistas y muchas de la oposición calificaron su ausencia como un duro golpe que tendría consecuencias en sus planes políticos.

Fernández se retiraba de la escena pública a dos semanas de las trascendentales elecciones legislativas, el momento que en el gobierno habían marcado como “clave” para recuperar la fuerza perdida en las primarias de agosto. El hematoma subdural, un coágulo formado en la superficie del cerebro que le fue operado a la presidenta, de 60 años, apareció en un mal momento.

En esa última contienda electoral, el kirchnerismo, aunque permaneció como primera fuerza electoral, perdió bastiones claves en Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Santa Fe, las cuatro provincias más pobladas. Tras la derrota en 2009, el oficialismo recuperó en 2011 la mayoría en el Parlamento al obtener 54,11% de los votos en las generales en las que se reeligió a la jefa de Estado y se renovó una parte del Congreso.

Esta vez las cosas pintan difíciles para el oficialismo. Las más recientes encuestas señalan que lo que va a pasar mañana, cuando los argentinos vuelvan a las urnas, será una debacle para el gobierno. El 60% de los argentinos no quiere una victoria kirchnerista y el 58,9% de los consultados desaprueba el mandato de la presidenta, según una encuesta de agosto de la consultora Management & Fit. “Se vislumbra como el inicio de un fin de ciclo”, le explicó Jorge Arias, analista político de la consultora Polilat, a la agencia Efe.

“El resultado de estos comicios será clave para el futuro político del gobernante Frente para la Victoria (FPV), que no sólo pone en juego su mayoría parlamentaria, sino el futuro de su continuidad en el Gobierno, tras diez años en el poder, de cara a las presidenciales de 2015”, explicó Carlos Grynblat, analista político. Y es que si la presidenta pierde la mayoría en el Congreso mañana, varios de sus proyectos estarían en vilo. La posibilidad de reforma constitucional para permitir su segunda reelección en 2015 sería el más grave.

Sergio Massa, un peronista disidente que fue jefe de gabinete de Kirchner y se pasó a la oposición, es favorito para triunfar en la provincia de Buenos Aires, el principal bastión del gobierno y el mayor distrito, con casi 40% del padrón nacional de 30,5 millones de electores. “Los principales problemas de Argentina son la inflación y la inseguridad”, planteó Massa durante la campaña.

Su principal contrincante, Martín Insaurralde, de 43 años, delfín de la presidenta, trató de acortar la diferencia de Massa que, según los sondeos, es de al menos 5 puntos. Insaurralde insistió en los últimos días en la necesidad de preservar el modelo de incentivos al mercado interno y el fortalecimiento del Estado, aplicado durante lo que el oficialismo llama la “década ganada”, por los diez años de gobierno entre el fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y su esposa y sucesora, Cristina Kirchner.

El gobierno ha informado en los últimos días que la presidenta está “en franca recuperación” tras su operación. El vicepresidente, Amado Boudou, aseguró que “la mejor noticia es cuando no hay noticia. La mandataria es una gran paciente, como dijeron los médicos. Está haciendo todo lo que tiene que hacer. No hay novedades, sigue en franca recuperación y eso es muy positivo porque pronto la vamos a tener entre nosotros en el día a día”. La noche del miércoles, la jefa de Estado ingresó al sanatorio privado donde había sido operada, para un chequeo programado.

Durante su ausencia, varios actos oficialistas estuvieron a cargo del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, quien no oculta sus aspiraciones presidenciales y ha asumido el protagonismo de la campaña electoral del gobernante Frente para la Victoria (FpV). Así lo dejó ver en el acto que se celebró el jueves en Buenos Aires para conmemorar el tercer aniversario de la muerte del presidente Néstor Kirchner. “Celebro y agradezco que sea aquí en el Congreso, en la gran casa de la democracia, porque si hay algo que ha hecho Néstor, fue revitalizar y recuperar la esencia de la política”, dijo Scioli.

Néstor Kirchner falleció el 27 de octubre de 2010 de un paro cardíaco en su residencia de la ciudad turística de El Calafate, de la provincia de Santa Cruz.

 

 

últimas noticias