El G7 pide a Irán un papel "más constructivo" en la seguridad de Oriente Medio

También pidieron a Teherán que contribuya para alcanzar una solución diplomática a la crisis nuclear.

Reunión de líderes del G7 en La Haya/ Foto: AFP

Los líderes del G7 instaron este miércoles a Irán a desempeñar un papel más constructivo en la seguridad de Oriente Medio, en especial en Siria, y a colaborar para que la comunidad internacional pueda verificar que sus programas nucleares no tienen un fin militar.

"Llamamos a Irán a desempeñar un papel más constructivo en el apoyo a la seguridad regional, en particular en Siria, y a rechazar todos los actos de terrorismo y grupos terroristas", señalaron los mandatarios del Grupo de los Siete según las conclusiones provisionales de su cumbre en Bruselas a las que Efe ha tenido acceso.

Los Jefes de Estado y de Gobierno de los países más poderosos e industrializados del mundo (Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Canadá) concluyeron la primera sesión de un encuentro de dos días, centrado en la crisis ruso-ucraniana y otros asuntos de política exterior como la situación en Oriente Medio y diversos conflictos en África.

En lo que respecta a Irán, el G7 pidió a Teherán que contribuya para alcanzar una solución diplomática a la crisis nuclear a través de los trabajos del grupo E3+3 (Alemania, Reino Unido, Francia, EE.UU, Rusia y China).

"Instamos a Irán a cooperar completamente con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (IAEA) en la verificación de las actividades nucleares de Irán y a resolver todos los temas pendientes incluyendo, especialmente, aquellos relacionados con posibles dimensiones militares", señalan en su comunicado.

Por otra parte, el Grupo de los Siete manifestó su "total apoyo" a la labor de Estados Unidos en el conflicto en el proceso de paz de Oriente Medio y reiteró que "una solución negociada de dos estados sigue siendo el único camino para resolver el conflicto" entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

En este sentido lamentaron que las partes no hayan hecho "mayores progresos" en el proceso de paz en curso y les llamaron a "ejercer una contención máxima y evitar cualquier acción unilateral" que pueda minar estos esfuerzos pacificadores.

Corea del Norte también estuvo en la agenda de los líderes del G7, quienes condenaron "el continuo desarrollo de sus programas nucleares y de misiles balísticos" y exigieron al régimen de Pyongyang que les ponga fin.

El G7 abordó también la situación en el norte y centro de África, especialmente los conflictos en Mali, Libia y República Centroafricana y expresó su total apoyo a las misiones que Naciones Unidas en colaboración con otros organismos internacionales regionales realiza sobre el terreno.

En el caso de Mali, los líderes se congratularon por el alto al fuego firmado el 23 de mayo entre el Gobierno central y los grupos rebeldes armados del norte del país e instaron a las autoridades nacionales y los países vecinos (especialmente Mauritania y Argelia) a colaborar para encontrar una solución política "que respete la unidad, integridad territorial y soberanía" del país.

En cuanto a República Centroafricana, el G7 pidió a las fuerzas internacionales deplegadas sobre el terreno (especialmente de Naciones Unidas y francesas) que "alienten a las autoridades interinas a dar pasos concretos de forma urgente para la celebración de elecciones libres, justas, transparentes e inclusivas".

En la misma línea se pronunciaron sobre Libia: los líderes se congratularon por la próxima celebración de comicios, anunciados para el 25 de junio, y alabaron el trabajo de las cortes constituyentes para restablecer el proceso de transición política en el país, que en los últimos tiempos se ha visto enturbiado por episodios de violencia.

Además, el G7 condenó el secuestro de doscientas adolescentes en Nigeria por parte del grupo terrorista Boko-Haram e insistió en "la necesidad de una determinación sin precedentes" para abordar los problemas de los derechos de la mujer.

Temas relacionados