El “infierno” chileno no cesa: 190.000 hectáreas de bosque consumidas por incendios

Los incendios forestales más graves en la historia del país austral dejan cuatro muertos y siete regiones en peligro por la voracidad de las llamas.

AFP.

Con la muerte de un bombero este miércoles ya son cuatro los fallecidos en el combate de los incendios forestales más graves en la historia de Chile, que han consumido casi 200.000 hectáreas de bosques y amenazan localidades en el centro y sur del país. (Lea: "Esto es peor que un terremoto": campesinos víctimas de incendios en Chile)

Una tragedia que agrega a cada minutos emergencias y que a última hora de esta tarde sumó la búsqueda de dos carabineros (policías) desaparecidos en la cercanía de un río en la región de Maule, confirmó la Policía a la AFP.

Pasado el mediodía, el joven de 27 años Hernán Avilés, voluntario del cuerpo de Bomberos de la comuna Talagante, en Santiago, perdió la vida cerca de la ciudad de Constitución (280 km al sur de Santiago) cuando trataba de salvar a los ocupantes de una vivienda rodeada por el fuego.

"Entró al rescate de unas personas de una casa que estaba cerca de ser consumida por las llamas, intentaron salir y las personas y otros bomberos lograron salir, él quedó atrapado y las llamas tomaron la casa y el resultó fallecido", explicó el presidente del cuerpo de Bomberos de Chile, Miguel Reyes a medios locales.

"¡Estoy muy triste! Mis condolencias a la familia y a @BomberosdeChile. Hernán era además un comprometido funcionario de @mop_chile", manifestó la presidenta Michelle Bachelet en su cuenta de Twitter.

Avilés, que se había trasladado a la región del Maule junto con otros compañeros para ayudar en las labores de extinción del fuego, es el primer bombero que pierde la vida en los voraces incendios, en los que perecieron otros tres brigadistas hace dos semanas en la localidad de Vichuquen, también en la región del Maule.

Los bomberos en Chile son voluntarios y no reciben remuneración por su labor. Sus actividades y equipos las mantienen con donaciones nacionales e internacionales.

El infierno no cesa

Más de 4.000 bomberos, brigadistas, voluntarios y militares combaten las llamas en siete regiones chilenas que han convertido en cenizas cerca de 190.000 hectáreas de bosques en una semana, según el último informe de la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

La voracidad de los incendios se ha visto alimentada por los fuertes vientos que avivan el fuego y las altas temperaturas que encadenan desde inicios de enero intensas olas de calor.

Si bien la intencionalidad humana es la mayor causante de incendios en Chile, la gran cantidad de bosques de pinos y eucaliptos plantados por empresas forestales en las zonas golpeadas por los siniestros han sido una de las principales causas de la rápida propagación.

Evacuaciones preventivas

Numerosos poblados están siendo evacuados preventivamente.

Las regiones centrales de O’Higgins y el Maule, bajo estado de catástrofe, son las más azotadas. Miles de personas fueron evacuadas y cerca de 300 resultaron damnificadas. Además, el fuego arrasó con los sembradíos y mató al ganado, según el informe de Conaf.

"Lo que vivimos fue un infierno, lo hemos perdido todo, necesitamos la ayuda del gobierno", dijo entre lágrimas una vecina de la comuna de Empedrado, en la región del Maule, a la presidenta Bachelet, quien visitó esa zona este miércoles.

"Entiendo que las personas estén dolidas, es tremendo estar cercados por el fuego, es tremendo perder lo que tienen", respondió la mandataria durante una rueda de prensa.

Bachelet destacó el trabajo realizado por bomberos y brigadistas, quienes han logrado evitar que las llamas alcancen localidades rurales y se pierdan vidas humanas.

Sin embargo, en la tarde de este miércoles el nerviosismo se intensificó en varias localidades con el inquietante avance de las llamas hacia sectores poblados.

Ayuda internacional

La mandataria confirmó que un grupo de especialistas franceses viajaron a las zonas afectadas para estimar los recursos que desplegarán para ayudar en el combate de los incendios, mientras que 58 brigadistas mexicanos arribarán a Chile para unirse a esas labores.

En tanto, el avión Boeing 747 Supertanker, la mayor aeronave para combatir incendios en el mundo con una capacidad de 73.000 litros, hizo este miércoles su primer sobrevuelo sobre áreas afectadas y se espera que en a última hora realice un segundo viaje.

Temas relacionados