El líder del Estado Islámico podría estar herido

El diario británico The Guardian reveló la exclusiva. Abu Bakr al-Bagdadi estaría incapacitado para asumir el control diario de su organización.

AFPAbu Bakr al-Baghdadi, líder de Estado Islámico

El diario británico The Guardian publicó este martes un artículo en el que asegura que el líder de la organización Estado Islámico (EI), Abu Bakr al-Baghdadi, habría sido herido en un bombardeo perpetrado en marzo por la coalición internacional liderada por Estados Unidos en Irak y Siria. Según estas fuentes, el autodenominado califa se ha venido recuperando en los últimos días, pero no tiene la capacidad de retomar el control diario de su organización.

Un diplomático occidental y uno iraquí confirmaron que los ataques se realizaron el 18 de marzo en el área de al-Baaj, en el distrito de Nineveh, en territorio iraquí, cerca de la frontera siria. Se trata de un área tribal de los sunníes, que ha permanecido por fuera del control estatal incluso durante el régimen de Saddam Hussein y que ha sido considerada un refugio seguro para los yihadistas desde 2004. 

El artículo de The Guardian indica que, después de los ataques en los que Al-Baghdadi resultó herido, los principales líderes del EI se reunieron para planear el proceso a seguir tras la eventual muerte de su líder, y que el consejo de la shura y los líderes militares de la organización han tenido mayor poder de decisión desde entonces. 

Se asume que Al-Baghdadi ha estado la mayor parte del tiempo en el área de al-Baaj, aproximadamente a 200 millas del centro principal del EI en Mosul, Irak. Las fuentes citadas por el diario británico dicen que él escogió esta área porque sabía que los americanos no tenían allí mucho cubrimiento. Desde 2003 el ejército estadounidense apenas tenía presencia allí. Era una parte de Irak que tenían fuera de su radar. 

No es la primera vez que los medios anuncian la muerte de Al-Baghdadi. También a finales del año pasado circularon versiones sobre esto en la web. Se supo, además, que el líder del EI estuvo a punto de perder la vida el 14 de diciembre cuando aviones estadounidenses atacaron un convoy en el que se trasportaba. No obstante, el ataque impactó el auto donde iba Auf Abdul Rahman al-Efery, uno de sus funcionarios cercanos, y no Al-Baghdadi. Otros ataques durante ese mes dieron de baja al segundo de Al-Baghdadi, Abu Muslim al-Tirkmani, que era la cabeza de las operaciones militares del EI e Irak. 

Resulta demasiado complicado verificar esta información para otros medios u organismos independientes y hasta ahora no se conoce un pronunciamiento oficial del EI. De ser cierta, sería un importante golpe de la coalición internacional contra la organización armada que avanza en Siria, Irak y más recientemente Libia. Hasta ahora, los bombardeos habían logrado, a través de ataques a infraestructura petrolera, reducir la renta que obtenía el EI del mercado negro del petróleo. Asimismo, habían apoyado a los kurdos en la recuperación y defensa de algunos de sus territorios. 

La eventual muerte de Al-Baghdadi sería otro logro de Obama, ya que durante su primera administración Osama Bin Laden fue asesinado en Pakistán por parte del ejército estadounidense. La muerte del llamado ‘nuevo Osama Bin Laden’ le anotaría un punto en las intervenciones militares que ha iniciado en Irak y Siria, aunque no una victoria en esa inacabable “guerra contra el terrorismo”.