El ‘mea culpa’ de Tony Blair por Irak

El exministro británico acepta que la inteligencia para lanzar la guerra sobre este país fue errónea.

Una protesta en Londres en contra de Tony Blair por su papel en la guerra de Irak.  /EFE
Una protesta en Londres en contra de Tony Blair por su papel en la guerra de Irak. /EFE

¿Cuántos civiles murieron en Irak? La organización de investigación independiente Iraq Body Count (Cuenta de muertos en Irak) ha pedido que se haga una investigación judicial profunda sobre el número de personas muertas y heridas en esa invasión.

La cifra más baja hasta el momento es la que dio en 2005 el entonces presidente George W. Bush. “¿Cuántos ciudadanos iraquíes han muerto en esta guerra? Yo diría que 30.000”, dijo el mandatario. En 2008 dice que tras la operación liderada por Estados Unidos perdieron la vida más de un millón de iraquíes.

Así son los datos con lo que sucedió en Irak. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos murieron, los heridos, los huérfanos ni los daños causados.

Durante los últimos años (la guerra se lanzó en 2003) años varios informes señalaron que los motivos para lanzar los ataques sobre los iraquíes nunca existieron. Que la guerra se basó en información falsa y que miles habrían ido al campo de guerra por las razones equivocadas.

Así lo reconoció hoy el exprimer ministro británico Tony Blair, quien admitió que las pruebas que proporcionaron los servicios de inteligencia para justificar la guerra de Irak en 2003 estaban equivocadas y expresó disculpas por las consecuencias de su decisión de iniciar el conflicto.

"La información de inteligencia que se produjo en el momento de la guerra resultó ser errónea, y las consecuencias resultaron ser más hostiles, prolongadas y sangrientas de lo que habíamos imaginado", señaló Blair en una comparecencia pública tras la divulgación del informe oficial en el Reino Unido sobre la invasión de Irak.

“Por todo eso, expreso más pena, arrepentimiento y disculpas de las del que ustedes puedan llegar a conocer o creer", afirmó Blair, que puntualizó, sin embargo, que si se hubiera dejado en el poder a Sadam Hussein, el expresidente iraquí hubiera supuesto una amenaza para la paz mundial.

 

Temas relacionados