El ‘monstruo de Amstetten’ se divorcia

Josef Fritzl, el hombre que encerró y violó a su hija durante 24 años, se separó de su mujer, según dijo en una carta, porque ella no lo visita en la prisión.

Josef Fritzl, el monstruo de Amstetten / AFP
Josef Fritzl, el monstruo de Amstetten / AFP

El 19 de marzo de 2009, un tribunal de Austria condenó a Josef Frtizl a cadena perpetua. Un jurado lo encontró culpable de esclavitud, secuestro, incesto, violación en 3.000 casos y coacción grave.

El anciano, de 77 años, mantuvo a su hija secuestrada durante 24 años en el sótano de su casa en Amstetten y concibió con ella siete hijos fruto de sus abusos.

Entonces, el mundo conoció el espeluznante relato de lo que el ‘monstruo de Amstetten’, como lo bautizó la prensa austriaca, violó a su hija con saña inumerables veces, la golpeó salvajemente infinidad de ocasiones, la amenazó casi a diario a muerte junto a sus hijos, fruto de los abusos; mantuvo encerrados a tres de sus hijos-nietos toda la vida en un sótano sucio, oscuro y sin ventilación.

Este jueves, la revista austriaca News reveló que Fritzl decidió divorciarse de su esposa, según dijo en una carta, porque ella nunca lo visitó en la prisión.

Según la revista, Rosemarie, casada con el ‘monstruo’ hace 55 años, nunca respondió las numerosas cartas de su esposo. El divorcio ya habría sido registrado legalmente y hace que la mujer pierda los derechos que tendría sobre la pensión de su exesposo.

Temas relacionados