El músico callejero que sorprende con su registro de voz