¿El ocaso de Berlusconi?

Antes de que termine el mes, el exprimer ministro italiano deberá enfrentarse a la posibilidad de ser expulsado del Senado debido a sus cargos judiciales.

El comité del Senado italiano decidió someter a votación que el exprimer ministro y líder del partido Pueblo de la Libertad (PDL), Silvio Berlusconi, sea expulsado del Parlamento después de su condena por fraude fiscal en agosto allanando el camino para la decisión final este mes. Antes de que termine octubre, el futuro del líder será resuelto por los parlamentarios: su continuidad o su adiós.

La recomendación para expulsar al hombre que ha dominado la política italiana durante las últimas dos décadas fue tomada por un comité de todos los partidos, compuesto de 23 senadores. Tendrá que ser debatido en las próximas tres semanas por el voto del Senado en pleno (donde los partidarios de Berlusconi también están en minoría).

Esta recomendación del Comité se produjo después de una semana desastrosa para el político de 77 años, pues su estrategia de promover la renuncia de sus ministros (los del PDL) del gobierno de coalición y convocar nuevas elecciones fracasó estrepitosamente. Berlusconi se vio obligado a retractarse de su decisión de desmantelar el gabinete y, en cambio, acabó por apoyar al primer ministro Erico Letta en un voto de confianza.

Esta vuelta de Berlusconi fue tomada después de que rebeldes de su propio partido anunciaron que se oponían a él. Los eventos dejaron al PDL dividido en dos bloques. Entre los cinco ministros que Berlusconi ordenó a dimitir del gobierno estuvo el secretario del partido, Angelino Alfano, quien luego surgió como el líder de un corriente rebelde moderada cuando se negó a votar en contra de Letta. Sin embargo, una separación formal del partido aún no se ha confirmado.

Los mercados financieros han reaccionado positivamente a la supervivencia del Gobierno de Letta. Las acciones italianas han sido restauradas y los costos de endeudamiento del país se han reducido debido a que los inversores se aliviaron que el país no tuviera que pasar por una nueva ronda de las elecciones, elecciones que habrían sido perjudiciales para el progreso de las reformas necesarias para paliar la crisis económica.

Berlusconi no asistió a la audiencia del viernes, alegando que el procedimiento era una maniobra de sus enemigos políticos para sacarlo. Sus aliados continuaron apoyándolo y criticaron el procedimiento. Renato Brunetta, líder de la camera baja para el partido de Berlusconi afirmó que la recomendación era "claramente una decisión política de eliminar al líder de centro-derecha de Italia a través de la vía judicial", y dijo que "los críticos no deben engañarse a sí mismos. Lo que está siendo considerado es el título de senador no el del político Berlusconi, que sigue siendo líder y punto de referencia para los italianos".

Cabe señalar que, aunque Berlusconi fuera expulsado del Senado, como se espera, todavía podría ser líder del PDL fuera del parlamento. No obstante, su posición sería menos influyente y no tendría inmunidad para una eventual detención, un beneficio que Berlusconi ha aprovechado durante su tiempo en el Parlamento, con otros casos judiciales abiertos en su contra.

En octubre de 2012, Berlusconi fue condenado a cuatro años de cárcel por un tribunal italiano por evasión de impuestos con su imperio televisivo 'Mediaset', por lo que dejaría de ser elegible para el Parlamento en virtud de una ley aprobada el año pasado y que sustenta hoy el debate por su expulsión. Leales a Berlusconi insisten que esta ley no se aplique en su caso, sosteniendo que los delitos se produjeron antes de que fuera aprobada.

En todo caso, su pena fue reducida a un año a causa de la aprobación de una ley que tuvo la intención de reducir el hacinamiento carcelario y debido a su elevada edad, podría elegir si quiere purgar su pena bajo arresto domiciliario o si quiere realizar servicio comunitario.

No obstante, Berlusconi tiene en su contra un proceso en el que se le acusa de pagar por sexo con una prostituta menor de edad, y posteriormente, de abusar de sus poderes políticos en un intento de encubrir las relaciones, un caso que podría modificar los castigos.

Pese a que Berlusconi se encuentra en tal vez su momento más difícil, algunos analistas creen que todavía influirá en los acontecimientos en el gobierno italiano. Michael Hewson de CMC Markets aseguró a CNBC news que "si bien se estancó en esta ocasión, Berlusconi nunca ha carecido de la capacidad de sorprender, por lo que pongo en duda que lo que podría pasar con él".

Temas relacionados

 

últimas noticias