El padre de la 'partícula de Dios' ¿el próximo premio Nobel de Física?

En 1964 este físico habló por primera vez de la existencia de la partícula que lleva su nombre.

Es un hombre tímido, discreto, entregado a la academia.

A mediados de los años 60 un físico inglés, Peter Ware Higgs, planteó la existencia de una partícula que ayudaría a entender el origen del universo. Sólo en el año 2008 comenzó la búsqueda juiciosa de esa partícula que recibiría el nombre del bosón de Higgs y que cuatro años después dejaría de ser una simple teoría para convertirse en una realidad.

“Nunca pensé que esto ocurriría en mi vida (...) Al principio, hace más de cuarenta años, la gente no tenía ni idea de qué es lo que podíamos esperar. Estoy sorprendido de que haya ocurrido tan rápido, es asombroso”, dijo Peter Ware Higgs esta mañana, cuando la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) anunció el hallazgo de la partícula.

Peter Ware Higgs nació en Newcastle, Inglaterra, el 29 de mayo de 1929. Años más tarde su familia se trasladó a Bristol, donde estudió y conoció a Paul Dirac, quien se convertiría en el padre de la mecánica cuántica moderna. También estudió en la City of London School, donde se especializó en matemáticas y después física en el King’s College de Londres. Además hizo un posgrado y un doctorado en esta misma ciencia. Fue un estudiante brillante. A mitad de la década de 1960, cuando habló por primera vez de lo que hoy conocemos como la partícula de Dios, era catedrático en física teórica de la Universidad de Edimburgo.

Si tuviera que explicar el momento preciso en el que la idea se le metió en la cabeza, Peter Ware responde que fue mientras daba un paseo por los montes Cairngorms, en Escocia. Exactamente en 1964. En un artículo publicado en Physical Review Letters explicó su teoría sobre la partícula. El texto pasó a la historia de la física.

Sus amigos más cercanos lo describen como un hombre discreto que le huye a las celebraciones sociales, a los medios de comunicación, a cualquier tipo de exhibicionismo. Hay que decir también que cuando el bosón de Higgs empezó a ser llamado la partícula de Dios, a Peter Ware no le gustó nada la idea pues es un ateo confeso.

Las autoridades de la física coincidían en que el día en que el bosón de Higgs se convirtiera en una realidad, Peter Ware Higgs sería el candidato indiscutible al premio Nobel. Hoy está muy cerca de ese reconocimiento.

Temas relacionados

 

últimas noticias