El peligro de “hacer América grande otra vez”

El presidente electo Donald Trump es el reflejo de lo que piensa parte de la sociedad estadounidense. Desde el triunfo del republicano aumentaron los ataques contra minorías.

Algunos periódicos dicen que lo que Trump quiso decir fue: “Hacer América ‘blanca’ otra vez. / AFP

Los comentarios racistas, sexistas y xenófobos de Donald Trump arrastraron a las masas. De acuerdo con los resultados oficiales, 59'690.096 de estadounidenses (67 % de obreros blancos, 49 % de universitarios y 42 % de mujeres) se identificaron con su “Hagamos a América grande otra vez”. (Vea acá el especial ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS 2016)

¿Por qué voté por Trump? Porque “hay mucha gente viviendo aquí que está usando nuestras cosas, prestaciones sociales, cupones de comida... No quiero pagar para que todos los que vengan se beneficien de este país. Si estás ilegalmente, no tienes nada que hacer aquí”, decía un hombre blanco de 32 años, en Ohio.

Mientras hablaba, miles de mujeres y hombres como él gritaban: “Vamos a volver al pasado... América será grande otra vez”. Pero, ¿qué significa eso? “Que no queremos más drogas de México acá, tampoco que lleguen más sirios, porque no sabemos si son terroristas; tampoco me gustan los negros y no quiero que el empleo se vaya a otros países. El país perdió sus valores, las cosas están mal y debemos volver atrás”, agregó el hombre ante las cámaras.

Pero “el hacer América grande de nuevo” es más grave que eso. Un día después del triunfo de Trump ya se registraba un aumento de los ataques contra minorías, principalmente negros, latinos, asiáticos y musulmanes. Durante las manifestaciones convocadas con la etiqueta “Not my president ”, varios latinos y negros denunciaron agresiones. Del otro lado también: seguidores del magnate han sido golpeados.

Un periodista del NY Daily News, reportó al menos una decena de casos de ataques e insultos a ciudadanos negros, latinos o musulmanes desde los comicios. The Huffington Post registró que en los baños de la U. de Minesota fue pintado el letrero “solo para blancos”; en un centro educativo de Michigan decía “devuélvete a México”. De hecho varios periódicos señalan que el "hacer América grande otra vez" significa "hacerlo blanco de nuevo". 

Hay fotos en internet de estudiantes de la Universidad de Illinois pintando sus rostros de negro y posando delante de una bandera confederada, así como la imagen de un jugador de fútbol americano afroamericano, que muestra su auto con frases agresivas como “nigger, jódete, viva Trump”.

De acuerdo con profesores estadounidenses, los miedos relacionados con la identidad, “el inmigrante ‘bad hombre’ mexicano, o el terrorista musulmán” convierten la raza, tema fundacional del país, en un factor central en los Estados Unidos de 2016 y años siguientes.

De acuerdo con voces citadas por los principales medios estadounidenses, la real preocupación se debe centrar en lo que sucede en las calles del país, más allá de lo que pasará en los pasillos de Washington, pues “la democracia estadounidense tiene herramientas diseñadas para controlar al magnate (o, al menos en parte)”.

Trump desnudó ese país racista, misógino y xenófobo que por mucho tiempo fue ignorado. Aunque el activismo juvenil en webs populistas como Breitbart News, un periódico extremista y varios programas de radio, ya hacían temer que algo se gestaba. De hecho, desde que comenzó la campaña presidencial, las universidades se convirtieron en escenarios de racismo y discriminación, el triunfo del republicano solo exacerbó el tema.

“Tenemos que estar muy atentos. Lejos de cicatrizar y progresar, el país está viviendo un rebrote de sentimientos racistas y xenófobos”, dijo días atrás el expresidente y premio nobel de la Paz Jimmy Carter.

Los movimientos de Trump anticipan días aún más extremos: no sólo mantiene su discurso agresivo sino que nombró en su equipo de transición al director de Breitbart News, Stephen Bannon. Este hombre se identifica con la Alt-Right (Alternative Right o Derecha Alternativa), un movimiento de extremistas blancos y ultranacionalistas nacido en la web.

Le dice a Univisión el director del Hate Monitor Center de la California State University, Brian Levin: “El mayor riesgo del Alt Right no es su intolerancia, sino la manera sutil que tiene para diseminarla”. Se anticipan días difíciles.