El presidente sirio, Bachar al Asad, ordena una amnistía

El decreto ofrece un indulto general para todos los delitos cometidos antes del 23 de octubre de este año.

El presidente sirio Bashar Al Asad/ EFE
El presidente sirio Bashar Al Asad/ EFE

El presidente sirio, Bachar al Asad, decretó este martes una amnistía para los presos encarcelados por delitos cometidos antes de este martes, tal como informó la agencia de noticias oficial siria, Sana.

En una nota breve, la agencia señaló que "el presidente Al Asad emitió el decreto número 71 que ofrece un indulto general para todos los delitos cometidos antes del 23/10/2012".

No es la primera vez que Al Asad decreta un indulto desde el inicio de la revuelta en Siria en marzo de 2011, ya que en ocasiones anteriores ha ordenado amnistías, que beneficiaban solo a aquellos presos que no fueran condenados por delitos de sangre.

Al Asad ordena esta amnistía días antes de la fecha propuesta por el mediador internacional Lajdar Brahimi para el inicio de una tregua durante la fiesta musulmana del Sacrificio, que comenzará el próximo viernes.

El decreto excluye determinados delitos tipificados en el código penal militar, como la destrucción de propiedades por parte de soldados y la entrega de armas al enemigo, que está castigada con la pena de muerte.

Por otro lado, el texto estipula la conmutación de las condenas de muerte por perpetuas, "dependiendo del tipo del delito", y la reducción de estas últimas a penas de cárcel de 20 años, además del indulto total para los mayores de 70 años y los reos que sufran enfermedades incurables.

También se perdona a los insumisos perseguidos por la Justicia, estén dentro o fuera del país, que se entreguen entre los próximos 30 y 90 días.
El decreto no menciona los delitos sancionados en la ley antiterrorista, aprobada hace cuatro meses, para acabar con la rebelión contra el régimen iniciada en marzo de 2011.

Tampoco incluye a los prisioneros políticos, aunque el Estado ha liberado a detenidos "cuyas manos no están manchadas de sangre siria".

En un intento de conseguir un compromiso mínimo de las partes, Brahimi pidió el domingo en Damasco que aplicaran por separado su iniciativa de alto el fuego durante el "Eid al Adha" o fiesta del Sacrificio.

Durante su reunión con Brahimi ese día, Al Asad afirmó su respaldo a los esfuerzos del mediador y dijo que estaba abierto a cualquier iniciativa que respetara la soberanía de Siria y rechazara las injerencias extranjeras.

Sobre la tregua, el principal grupo de la oposición armada, el Ejército Libre Sirio (ELS), ha pedido al régimen pasos concretos para dar muestra de sus buenas intenciones.