El problema de los expresos de Guantánamo en Uruguay

Los hombres realizan un plantón frente a la Embajada de Estados Unidos reclamando que el país norteamericano se haga cargo de su situación.

Exprisioneros de Guantánamo en Uruguay, 2014.AFP

La Cruz Roja propuso pagar el traslado a Uruguay de los familiares de los exdetenidos de la prisión estadounidense de Guantánamo refugiados en el país, informó este miércoles el representante del gobierno uruguayo para el caso, Christian Mirza.

"La Cruz Roja ofrece pagar los pasajes (para traer a los familiares). Es muy dinámico porque de repente uno dice que localizó a la familia pero no están en condiciones de venir, eso aún no está claro", comentó Mirza en declaraciones a radio Espectador.

La propuesta provino de la oficina de la Cruz Roja para el Cono Sur en Brasilia, confirmó Nidia García, quien dirige la representación en Montevideo. La próxima semana habrá una primera reunión con la representación regional, informó Mirza el martes.

Por su parte, Mauricio Pigola, el abogado de cuatro exprisioneros que cumplen cinco días de protesta ante la embajada de Estados Unidos en Montevideo en reclamo de una indemnización, informó que sus representados están organizando una lista de quiénes serían los familiares a localizar y trasladar.

Indicó que uno de ellos quiere traer a su mamá, en tanto que otro, a sus hijos y hermano. Todos tienen familiares de primero o segundo grado que quisieran traer a Uruguay pero antes precisan definir las condiciones del apoyo económico que recibirán en Montevideo. 

Mirza apuntó que "no se ampliará el presupuesto para los familiares", y Pigola explicó que lo único estipulado en la propuesta del gobierno uruguayo es que los parientes recibirán toda la documentación nacional así como apoyo para inserción al sistema educativo a aquellos que estén en edad escolar. 

Mirza reconoció que "probablemente hubo errores" de parte del gobierno durante la planificación del traslado de los seis exprisioneros de Guantánamo que llegaron a Uruguay en diciembre de 2014, "pero no por mala voluntad sino por no haber previsto algunas cosas. Pero los elementos se van ajustando en el camino".  (Galería Exprisioneros de Guantánamo celebran su libertad en Uruguay).

El representante designado por la Cancillería opinó que Estados Unidos es responsable de la actual situación de los seis hombres y "si hay que demandar a alguien es al Departamento de Estado (de Estados Unidos), pero eso no quiere decir que el gobierno uruguayo se vaya a lavar las manos".

Compleja situación

El mediador elegido por la Cancillería de Uruguay para negociar con los cuatro exreos de Guantánamo acogidos en el país suramericano, que no quieren firmar un acuerdo que les otorga apoyo económico y hospedaje durante un año, mantuvo una reunión con ellos para conocer su "complicada" situación.

"Les estuve explicando cuál es el rol que voy a cumplir, que es el de ser un nexo entre la Cancillería y los expresidiarios, así como facilitar su proceso de integración a la sociedad uruguaya en su calidad de refugiados, que es una situación muy compleja", dijo el elegido por Exteriores para esta labor, Christian Mirza.

Tres sirios y un tunecino de los seis expresos del penal Guantánamo (Cuba) que Uruguay recibió como refugiados en diciembre de 2014 mantienen desde el viernes un plantón frente a la Embajada de Estados Unidos reclamando que el país norteamericano se haga cargo de su situación.

Mirza comentó que de momento no han pedido ninguna entrevista con las autoridades diplomáticas estadounidenses y que su intención es la de seguir postrados frente a la Embajada.

Entre sus reivindicaciones se encuentra el tener un mayor apoyo económico, un trabajo y una vivienda en la que poder vivir con sus familias, cuya llegada a Uruguay desde sus países de origen será facilitada por la Cruz Roja.

El grupo cuenta con una casa cedida por la central sindical Pit-Cnt para alojarse, pero dejaron de recibir los 15.000 pesos uruguayos (unos 560 dólares) que aportaba el Gobierno.

Por ello, el grupo no tendrá ayuda económica hasta que no firme un acuerdo con el Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana (SEDHU), organismo adscrito al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

A través de ese acuerdo ellos se comprometen a estudiar español, cuidar su salud y hacerse los controles sanitarios correspondientes, para recibir a cambio una determinada cantidad de dinero.

Sin embargo, cuatro de los exreos se niegan a firmar las condiciones.

Mirza se reunió con ellos para conocer los motivos de su negativa, pero según comentó, el de hoy fue un encuentro informal que sirvió para presentarse y darles a conocer su cometido, postergando para mañana el comienzo de las negociaciones en otra reunión, de la que no detalló hora ni lugar.

El abogado de los refugiados, Mauricio Pigola, comentó que sus defendidos no tienen un conocimiento completo de lo que implica el acuerdo con ACNUR debido a barreras idiomáticas y sociales y por no haber contado con una asistencia jurídica desde el primer momento, según relató al medio local El Espectador.

La llegada de los seis exreclusos de Guantánamo, respondió al compromiso del expresidente de Uruguay, José Mujica, de colaborar con el mandatario estadounidense, Barack Obama, en el programa de cierre de Guantánamo, un penal para acusados de terrorismo situado en una base que EE.UU. tiene en territorio cubano.
 

Temas relacionados