'El proceso no tiene reversa'

Amrani dice que su país comenzó a hacer cambios hace diez años y por eso la Primavera Árabe no los afectó. Asevera que su gobierno espera que Colombia reabra la embajada en Rabat.

Al comienzo de la Primavera Árabe a finales de 2010, las manifestaciones populares llegaron también a Marruecos. El rey Mohamed VI respondió acelerando el proceso de reformas que había comenzado años antes. Se promulgó a través de un referendo una nueva Constitución, redactada por un equipo de expertos nombrados por el rey, más democrática pero no exenta de críticas y en las subsiguientes elecciones generales al nuevo Parlamento, en el que triunfó el partido islamista Justicia y Desarrollo, que encabeza la coalición de gobierno.

Youssef Amrani ocupa el cargo de ministro delegado de Asuntos Exteriores y Cooperación del Reino de Marruecos. Amrani había sido embajador en Colombia de 1996 a 1999. El Espectador lo entrevistó en su residencia en la capital Rabat.

¿Cómo ha afectado la Primavera Árabe a Marruecos?

Marruecos es un país que había comenzado las reformas hace diez años, por lo que la Primavera no afectó a nuestro país. Hemos emitido una nueva Constitución con temática más amplia; libertad de expresión y defensa de los derechos humanos, reconociendo que en el pasado se han cometido abusos. Para Marruecos el proceso democrático no tiene reversa. Estamos construyendo un Estado de Derecho.

¿Marruecos se va a transformar en una monarquía constitucional, al estilo de la corona británica? Recordemos que el rey aún concentra demasiado poder.

No podemos hacer esa comparación. Marruecos es un país árabe y musulmán. El rey es el “Comandante de los Fieles” (término islámico que otorga legitimidad inherente de gobernar). Hay un gobierno y un Parlamento elegidos. El rey es el garante de la funcionalidad de las instituciones y decide sobre asuntos de política exterior.

¿Marruecos se define como un Estado islámico?

Marruecos es un país musulmán, no islámico. La ley que rige es el Islam, pero somos un país pluralista y abierto a otras creencias y así ha sido a través de nuestra historia. Cuando Isabel la Católica expulsó a los judíos de España, acá encontraron refugio.

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta el nuevo gobierno, tomando en cuenta que ya han surgido manifestaciones en su contra?

Generar empleo para los jóvenes en el contexto de esta fuerte crisis financiera global.

¿Qué propuesta tiene Marruecos frente al conflicto del Sahara Occidental?

La autonomía democrática bajo soberanía marroquí. Esto es un camino intermedio entre las dos salidas extremas: independencia o anexión total y es la única solución posible. Hoy en día un Estado independiente en el Sahara no es viable, caería muy pronto en manos de yihadistas y sería otro Estado fallido. La comunidad internacional en su gran mayoría apoya el proyecto de autonomía. Hay negociaciones con el Frente Polisario (organización que lucha por la independencia del Sahara) en conjunto con Argelia y Mauritania y soy optimista de que logremos un acuerdo. El Polisario es un rezago de la Guerra Fría y muy pocos países aún reconocen a la República Árabe Democrática del Sahara, entre éstos los del Alba.

¿Cuál es la posición de su gobierno frente a la crisis en Siria?

Estamos trabajando en una solución en el marco de la Liga Árabe y el Consejo de Seguridad, junto con Colombia. Hay que preservar la unidad territorial de Siria y es imperativo actuar pronto porque la situación actual es un peligro para toda la región. Los regímenes de partido único son cosa del pasado, los Estados deben ser democráticos.

Marruecos es de los pocos países árabes que tiene embajada en Bogotá. ¿Qué importancia tiene la relación con Colombia?

Son dos países que comparten valores comunes. Nos fascina la cultura colombiana y hemos participado en la Feria del Libro de Bogotá. Hay seis millones de marroquíes hispanoparlantes y en Colombia se habla mejor español que en España. Quisiéramos que el intercambio comercial fuera más amplio y definitivamente queremos que se reabra la embajada de Colombia en Marruecos. Nuestro país sería para Colombia una entrada a África y al mundo árabe.

Temas relacionados