Este es el protagonista del histórico acuerdo entre Irán y Estados Unidos

Mohamad Javad Zarif, ministro de Relaciones Exteriores de Irán, fue recibido como un héroe en Teherán tras el pacto firmado en Lausana Suiza.

AFPJavad Zarif, Abbas Araghchi y Majid Takht-Ravanchi en Teherán.

La multitud que acudió a Teherán para recibir al equipo negociador del pacto del pacto alcanzado entre Irán y el G5+1 en Suiza desbordaba las calles de la capital iraní. Quien encabezó la comitiva negociadora fue el canciller Mohamad Javad Zarif, la cara sonriente del régimen. "Antes estábamos en una situación en la que nadie se fiaba de nadie. Ahora (hemos conseguido una situación) en la que todo el mundo gana. A partir de ahora podemos avanzar y resolver los problemas", aseguró Zarif tras haberse presentado públicamente el acuerdo de entendimiento.

En Teherán las calles estallaron en júbilo. La mayoría de jóvenes están esperanzados en que la firma del acuerdo, que contempla una reducción significativa del programa nuclear de Irán a cambio del alivio de duras sanciones económicas, alivien sus vidas y les permitan acceder a más productos y beneficios. Tras las maratonianas conversaciones en Suiza, con un papel dominante de Estados Unidos, con quien Irán  no tiene relaciones diplomáticas, el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, y su equipo de expertos fueron calurosamente recibidos por varias decenas de jóvenes, que acompañaron al cortejo entre aplausos."Viva Zarif, viva Araghchi", gritaron, en referencia al ministro y a uno de sus adjuntos, Abas Araghchi.Zarif los saludó con la sonrisa en los labios, según las imágenes difundidas por la televisión, y en un breve comentario, agradeció al guía supremo.

El canciller mostró su esperanza de que la aplicación del acuerdo nuclear que aún deben redactar su país y las potencias del Grupo 5+1 permita mejorar las relaciones de Teherán con Estados Unidos. Algo que los analistas no ven tan factible, pues consideran que este es apenas un pequeño paso en una relación que está mal desde 1979. "Tenemos serias diferencias con Estados Unidos que se basan en una mutua desconfianza por asuntos del pasado. Pero espero que una buena aplicación del acuerdo permita resolver la desconfianza", afirmó Zarid.

¿Quién es el canciller iraní? 

 

El acuerdo marco contempla, entre otros puntos, la reducción de las centrifugadoras en Irán, que pasarán de 10.000 activas a 6.000, y el compromiso de no enriquecer uranio durante 15 años en el complejo nuclear de Fordo, construido en el interior de una montaña, y por tanto de difícil acceso y supervisión. Asimismo, prevé que las sanciones estadounidenses y europeas sean suspendidas desde el momento en que la Agencia Internacional de la Energía Atómica certifique el respeto de Teherán a los compromisos adquiridos, y que sean restablecidas si Irán no cumple. Obama habló de un “acuerdo histórico”, si bien subrayó que debe ser objeto de "verificaciones sin precedentes" en lo relativo a su aplicación.

Zarif es el principal negociador iraní, uno de sus mayores artífices y el ejemplo de la nueva cara exterior del país, más afable, sonriente, dialogante, eficaz y exitosa.

Zarif, nacido en Teherán en 1960, tomó en sus manos el diálogo nuclear con las potencias del Grupo 5+1 (China, EEUU, Francia, Reino Unido y Rusia más de Alemania) apenas asumió la Presidencia iraní el moderado Hasán Rouhaní, con el objetivo declarado de llevarlas adelante y de cambiar, de paso, la imagen internacional de su país, muy dañada tras los ocho años de gobierno de Mahmud Ahmadineyad.

En algo más de año y medio, Zarif no solo ha logrado destrabar las negociaciones y ponerlas en el camino de un acuerdo, sino que, por el camino, le ha dado un completo lavado de imagen a la política exterior iraní.

Y todo con la sonrisa, el tono y el rostro amable de un experimentado profesor universitario y la capacidad y la dureza negociadora, como experimentaron durante esta última semana sus interlocutores del Grupo 5+1, del más veterano vendedor de un bazar de Oriente Medio.

En este tiempo de negociaciones, el ministro respondió con firmeza, sagacidad y una inapelable lógica tanto a los otros negociadores como a los enemigos del diálogo, ya sean los diputados más recalcitrantes del Parlamento iraní o de la derecha estadounidense.

Además, mientras negociaba, Zarif también tuvo gestos en la esfera internacional que lo separan de sus predecesores en el cargo, el más notable de ellos el haber calificado el Holocausto nazi de "crimen odioso".

Su gestión ha despertado alabanzas tanto de sus compañeros de diálogo nuclear, que han encontrado en él a alguien en quien poder confiar, como del propio régimen iraní, encabezado por el líder supremo Alí Jameneí, quien ya lo apoyó en reiteradas ocasiones por su papel negociador.

No en vano Zarif fue elegido el pasado fin de año iraní (20 de marzo), como la personalidad del año en el país persa, en una votación en la que quedó muy por encima del General Qassem Soleimaní, la otra gran figura iraní del momento como líder de los Guardianes de la Revolución que combaten contra los terroristas del grupo Estado Islámico en Irak.

Sin duda el anuncio ha sido de momento el mayor éxito de este experimentado diplomático, que empezó su carrera con apenas 19 años y que durante mucho tiempo fue el embajador de Irán en Naciones Unidas.

Temas relacionados