El próximo nazi en ser cazado sería Vladimir Katriuk

'El tiempo no borra la culpa', dice Efraim Zuroff, el cazador de nazis

Efraim Zuroff, director de la oficina de Israel del Centro Simon Weisenthal, lleva 26 años cazando nazis y llevándolos ante la justicia. Entre sus principales logros, dice él, está atrapar a Dinko Šakic, el último comandante de un campo de concentración que ha tenido que comparecer, y llevar a la justicia a alrededor de 3.000 nazis. Recientemente, Zuroff fue clave en la captura del nazi con vida más buscado, László Csatary, exjefe de la policía del gueto de la ciudad eslovaca Kosice, que a sus 97 años fue hallado y detenido en Budapest.

¿Cómo dio con Csatary?
Trabajamos al revés que la Policía. La Policía empieza con un crimen y luego busca quién lo cometió. Nosotros no trabajamos así porque la mayoría de quienes cometieron los crímenes ya están muertos, perderíamos mucho tiempo en gente que no puede ser llevada a la justicia. Trabajamos con información que obtenemos sobre gente sospechosa. Fue un informante el que me llevó la información sobre Csatary; no teníamos idea de que estaba vivo desde que huyó de Canadá, donde había obtenido la ciudadanía tras mentir sobre su pasado.

¿Cómo debe ser juzgado?
Csatary jugó un papel importante en la deportación de 15.000 judíos de la ciudad de Kosice a Auschwitz. Eso es básicamente un crimen de guerra. No hay pena de muerte en la Unión Europea, así que el castigo apropiado es su encarcelación. Hay un par de testigos que se acuerdan de él. Era muy cruel, caminaba con un látigo, flagelaba sin razón alguna. El Centro Simon Weisenthal ha entregado evidencia a los jueces del caso.

¿Cómo identifican a los criminales nazis más buscados?
Usamos tres criterios para decidir quién debe estar en el top 10 y qué lugar debe ocupar en la lista. El primero es su responsabilidad como comandante; los que fueron oficiales tienen más responsabilidad que los que no lo eran. El segundo es si la persona cometió por sí misma homicidios o no. El tercero, la naturaleza de los crímenes en los que la persona estuvo involucrada. En relación a los criterios 1 y 3, la clasificación de Csatary es muy alta.

Hay una proliferación de grupos neonazis en Grecia y Hungría...
Esto es muy peligroso y puede tener consecuencias terribles. Creo que es una luz de alarma para la sociedad de estos países. Austria también tiene un notable partido de ultraderecha representado en el Parlamento. Gran parte de las causas de la proliferación de estos grupos es la situación económica: entre peor sea la crisis hay más tendencia a culpar a minorías e inmigrantes... El Centro Weisenthal está involucrado en las investigaciones sobre estos grupos.

¿Cuáles son los principales países que protegen a nazis?
En Austria no ha habido un proceso exitoso en más de 30 años. Otros son Ucrania, Lituania y Letonia.

¿Cuál será la próxima captura?
Podría ser Vladimir Katriuk, en Canadá. Era miembro de la policía de seguridad de Ucrania, que asesinó a muchos inocentes judíos y no judíos en Bielorrusia. Nuevas evidencias prueban su importante papel en estos crímenes.

¿Vale la pena buscar nazis que pueden estar muertos o muy viejos?
El paso del tiempo no borra la culpa de los asesinos. Todas las víctimas merecen que sus victimarios sean llevados ante la justicia. Francamente, estas son las últimas personas en el mundo que merecen compasión, porque no la tuvieron en absoluto con sus víctimas. Cuando mires a estas personas, piensa cómo se veían 70 años atrás, cuando estaban en el máximo de su fuerza y su poder y los usaban para asesinar a niños, mujeres y hombres inocentes.

Temas relacionados