El pueblo perseguido por EI en Afganistán

La mayoría de las 80 víctimas mortales del atentado de hoy, 23 de julio, eran integrantes del pueblo hazara, una comunidad chiíta perseguida por el Estado Islámico, por el Talibán y por el gobierno afgano.

Imagen del atentado en Kabul que ya deja 80 muertos. EFE

Al igual que los kurdos, los hazaras han sido un pueblo perseguido y al que se le ha impedido ser libre. En el caso de los segundos, han sufrido durante años la persecución de organizaciones yihadistas, como el Estado Islámico, debido a su condición de chiítas. Y, a su vez, han sido rechazados por el gobierno afgano. Todos estos elementos permiten comprender la barbarie desplegada hoy por EI en Kabul, en el atentado suicida en el que murieron, por lo menos, 80 personas; la mayoría, integrante de esta comunidad. 

De hecho, los hazaras se encontraban protestando contra el olvido del gobierno, que pretende realizar un megaproyecto energético sin consultarles, cuando ocurrió la masacre. Y esto pese a que este pueblo pertenece el 19% de la población del país, entre 3,5 y 4 millones de personas, convirtiéndose en la tercera minoría en importancia. Otras 300 mil hazaras viven en Irán y 200 mil en Pakistán. Este pueblo, cuyas raíces provienen de Mongolia y Turquía, habla, sobre todo, idioma persa y vive en regiones históricamente pobres. 

En Afganistán han sido considerados durante años ciudadanos de segunda. Lo que ha llevado a movilizaciones, sobre todo, desde los años 80; su situación ha mejorado tras la caída del Talibán; sin embargo, con la llegada de EI a Afganistán, ha crecido su miedo a volver a una situación generalizada de rechazo y exclusión. Sin mencionar que esta comunidad ha sido víctima, ya en reiteradas ocasiones, de todos los actores armados que hacen presencia en Afganistán, desde las facciones de Al Qaeda en esa región, pasando por el Talibán y EI. 

Mención aparte, la barbarie con la que estos grupos se han ensañado con los hazara. Estos todavía recuerdan la masacre de noviembre del año pasado, cuando EI masacró a una familia hazara. Hoy este pueblo estaba, sencillamente, manifestándose por sus derechos y por el deseo de ser incluidos en el proyecto de nación afgano. Y la respuesta que recibió fue la violencia. La misma que ha recibido durante los últimos años en un país en los que, pese a su elevado número, son rechazados y dejados a su suerte. 

Temas relacionados