El pueblo Sirio huye de la tortura