El reclutamiento sin precedentes del Estado Islámico

De 20 mil extranjeros que se han ido a engrosar sus filas, alrededor de 3.400 son de países occidentales, entre ellos unos 150 estadounidenses.

Un hombre sostiene un cartel en el que llama a los miembros del grupo terrorista yihadista Estado Islámico (EI) "salvajes inhumanos" durante una marcha en memoria del piloto jordano Muaz Kasasbeh, asesinado por el EI, en Ammán, Jordania. EFE

Los bombardeos por parte de la coalición internacional contra posiciones del Estado Islámico (EI) seguramente habrán debilitado la presencia de ese poderoso ejército de fundamentalistas suníes en algunos lugares de Irak y Siria. Sin embargo, esta operación también ha servido para incrementar los índices de reclutamiento de extranjeros que se suman a las filas del grupo terrorista.

La semana pasada, una fuente de alto rango de la inteligencia estadounidense confirmó que el gobierno de ese país estima que unos 20.000 extranjeros procedentes de 90 países se han trasladado a Siria para combatir en las filas del EI u otros grupos extremistas. Según el Centro Nacional de Antiterrorismo (NCTC), esta estimación es ligeramente más alta que la prevista hasta ahora, de 19.000 extranjeros.

La capacidad de reclutamiento se debe en parte a la publicidad que hace el EI a través de las redes, usualmente mediante videos propagandísticos con sorprendentes técnicas de producción, en los cuales, para alimentar la causa yihadista, muestra los bombardeos occidentales contra el califato –aquella autodenominada región donde gobierna el califa Abu Baqr al Bagdadi, establecida a la manera de los primeros sistemas de gobierno del Islam-. Cuando los simpatizantes de la ideología sunní salafista o wahabista, que promulga el retorno a los sistemas de vida de la sociedad islámica original y el rechazo a la modernidad, ven la destrucción del califato por parte de Occidente, muchos deciden sumarse a las filas combatientes para apoyar la causa del paradójicamente autodenominado “Estado” Islámico.

Como explicaba el experto Romain Caillet a la agencia AFP, este es "el ejemplo perfecto de la yihad defensiva. Ellos (los simpatizantes del EI) consideran que su Estado está siendo atacado y que es su deber defenderlo. Y el hecho de que sea bombardeado por aviones norteamericanos y por una coalición, refuerza su narrativa de que se trata del combate del fin de los tiempos. El peligro no les asusta, porque forma parte de las reglas del juego. Algunos buscan el martirio; no hay más que ver el número de atentados suicidas".

Pero la publicidad y la afinidad ideológica serían insuficientes motivos para tan altos índices de reclutamiento. También hay razones económicas: para los combatientes de diferentes partes del mundo, incluidos los musulmanes franceses e ingleses, es un negocio ir a trabajar para esta organización.

El EI es una de las organizaciones terroristas más ricas del planeta: en principio se fortaleció con donaciones provenientes de individuos adinerados y entidades privadas afines a la ideología del fundamentalismo suní, especialmente en algunos países del Golfo Pérsico. Luego, cuando tomó el control de plantas de gas y zonas petroleras en Irak y Siria, el mercado negro del crudo también le significó una entrada importante de dinero. A mediados del año pasado la organización producía alrededor de 80.000 barriles diarios, que se vendían a intermediarios privados por debajo del precio oficial y representaban ingresos entre US$1 millón y US$3 millones diarios, según expertos citados por Kate Brannen en Foreign Policy.

Además del negocio del crudo, que en los últimos meses se ha visto diezmado por los bombardeos y por la caída del precio oficial de este recurso (que tiene como una de sus consecuencias la caída de la demanda en el mercado negro), también el tráfico de antigüedades y la extorsión son fuentes de financiación importantes.

Estas razones pueden explicar el ritmo de llegada de extranjeros a las filas del EI, que es "sin precedentes" si se compara con otras zonas de conflicto como Afganistán y Pakistán, Irak, Yemen o Somalia. Al menos así lo explicó Nicolas Rasmussen, director de NCTC, en un testimonio escrito divulgado antes de una audiencia que debe sostener este miércoles ante el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, en Washington.

Según Rasmussen, de los 20 mil extranjeros que se han ido a las filas del EI, alrededor de 3.400 vienen de países occidentales, entre ellos unos 150 estadounidenses. “Las tendencias son claras e inquietantes", estimó el funcionario, quien subrayó que "los campos de batalla en Irak y Siria proporcionan a combatientes extranjeros experiencia de combate, armas y entrenamiento con explosivos y el acceso a redes terroristas que puedan estar planeando ataques dirigidos contra Occidente".

Las alarmas tanto en Europa como en EE.UU. están encendidas porque, al volver a sus países de origen con esos conocimientos, doctrina y técnicas bélicas, los extranjeros reclutados representan una amenaza para la seguridad de sus países. Este miedo generalizado en las potencias de Occidente implica que el EI, aunque bajo los bombardeos aéreos, podría estar logrando uno de sus objetivos: la transnacionalización de la yihad. Ya Libia, Egipto y hasta Italia sienten a los militantes del EI a la vuelta de la esquina.

Aunque los aliados occidentales puedan atacar ciertas posiciones del EI en Irak o Siria, cada vez queda más claro que la amenaza de esta organización no está ubicada en un lugar determinado. Es más, la llamada guerra contra ese enemigo tan inasible como el terrorismo y las invasiones estadounidenses a Afganistán e Irak, son en parte responsables por la diseminación de ese mismo fenómeno. Esto hoy plantea una encrucijada para Occidente: entre más bombardeos y uso de la fuerza, mayor resistencia y militantes en sus filas adquiere la causa fundamentalista. En vez de asustar, los bombardeos motivan, mientras el miedo parece quedarse en Occidente. Pareciera, entonces, que esta vez la violencia no es el mecanismo definitivo para solucionar el problema. ¿Hay otra alternativa?

Temas relacionados
últimas noticias