El relato de una colombiana y una estadounidense sobre la violación

Se trata de Jineth Bedoya y de Jody Williams, mujeres que contaron cómo superaron la agresión sexual y que mostraron su apoyo a las víctimas de este flagelo.

Angelina Jolie y el ministro de Relaciones Exteriores británico, William Hague, en la Conferencia sobre la violación en las guerras y conflictos/AFP

Violadas cuando ejercían su trabajo, una periodista colombiana y una activista estadounidense que sufrió la agresión decidieron romper su silencio para ayudar a que otras mujeres no sufran ese horror.

Las dos mujeres que se encuentran en Londres para participar en la conferencia sobre la violación en las guerras y conflictos, una reunión inédita presidida por la actriz estadounidense Angelina Jolie.

"Como mujer, es difícil hablar cuando se ha vivido una violencia física semejante. Pero venir aquí y ver a tanta gente interesarse por este tema me da una fuerza increíble. Es algo que no había sentido antes. Es una fuerza que viene del fondo del corazón y se alimenta de la sed de justicia", explicó la periodista de investigación colombiana Jineth Bedoya Lima.

Jineth tenía 26 años y trabajaba para el diario El Espectador cuando fue secuestrada por un grupo paramilitar sobre el que investigaba.
"Era el 25 de mayo de 2000, fui secuestrada y, durante 16 horas, me torturaron de todas las maneras que uno pueda imaginar, me violaron y me dieron por muerta", dejándola desnuda al borde de una carretera. Dos semanas más tarde, volvió a su trabajo, no se planteó no hacerlo. Pero durante mucho tiempo el dolor fue muy grande y le llevó 9 años explicar lo que le había ocurrido. Hoy siente que es su "responsabilidad compartir" su historia, aunque le cueste.

Por otra parte, la estadounidense Jody Williams, de 64 años, cuenta que para ella "Esta cumbre me da mucha esperanza, es lo que esperaban muchas mujeres desde hace tiempo".

Williams, recibió el premio Nobel de la paz por su combate contra las minas personales en 1997 y fue a finales de los años 90, cuando trabajaba en El Salvador, fue violada por miembros por un grupo en el hotel donde se hopedaba. "Fue como si el mal se hubiera invitado a mi habitación", rememora.
La estadounidense al igual que Jineth Bedoya, está convencida de que la violaron para intimidarla, por su trabajo. Y como la periodista colombiana, tardó años antes de reunir las fuerzas de explicar lo sucedido.

Desde entonces, se colocó en primera línea de la causa: defender a las mujeres de la violencia, de ésta pero también de otras. "No quiero solamente hablar de violencia sexual, también de violencia institucional, de violencia económica, de toda la estructura de la sociedad que continúa relegando a las mujeres a tercera o cuarta fila dependiendo del país en el que vivan". "Una cumbre así posee un enorme potencial, pero hay que seguir atentas y recordar a los gobiernos en los años venideros todos los compromisos que adquieran aquí", sentenció.

Se trata de la primera gran cita internacional sobre este tema y que se extendió desde el martes pasado hasta este viernes.

Angelina Jolie preside la cumbre junto al ministro de Relaciones Exteriores británico, William Hague, que además, reúne a delegaciones de más de cien países, a organizaciones no gubernamentales, religiosas, expertos militares y jurídicos y miembros de la sociedad civil para tratar el tema.

Temas relacionados