El sheriff más cuestionado del Oeste

Arpaio, sheriff del condado de Maricopa (Arizona), desde 1992, es acusado por desacato por negarse a cumplir con una orden de un juez a favor de los inmigrantes.

El alguacil de Maricopa, Joe Arpaio. AFP

Joe Arpaio, de 84 años de edad, es desde 1992 el alguacil del condado de Maricopa (Arizona), donde viven unos 3 millones de habitantes. Algunos lo llaman el sheriff "más implacable" del país por sus medidas en contra de los inmigrantes y los reclusos. Pero por estas medidas se encuentra en la mira de la justicia. Fiscales de Phoenix (Arizona) anunciaron que van a acusar a Arpaio, quien aspira a su reelección, por desacato, al negarse a cumplir una orden judicial a favor de los inmigrantes. Y es que la justicia le ordenó a Arpaio, en 2011, que dejara de perseguir latinos por la simple sospecha de que estaban en Estados Unidos sin papeles, de forma ilegal. Pero Arpaio no lo hizo. 

El alguacil -conocido entre otras por obligar a los reclusos en Maricopa a usar ropa interior rosada y por tratos inhumanos- dijo que su desobediencia no fue "intencional". Pero para Murray Snow, el juez que dio la orden, sí lo fue. Según él, con estas detenciones Arpaio buscaba asegurar su reelección, en 2012. El sheriff se enfrenta a una pena de, por lo menos, seis meses en prisión, de ser hallado culpable. Sus actos le han costado a Arizona varios millones de dólares por cuestión de demandas y procesos judiciales. 

Este es apenas uno de los escándalos protagonizados por Arpaio durante sus 24 años de carrera. A las ya mencionadas denuncias por abusos contra la población reclusa de Maricopa, se suman sus comentarios racistas y el hecho de haber sido protagonista del movimiento que, infructuosamente, trató de demostrar que el presidente Barack Obama no había nacido en los Estados Unidos. Otro miembro de este grupo, el empresario Donald Trump, es hoy candidato y ha recibido todo el apoyo de Arpaio; de hecho, el alguacil estuvo en la Convención Republicano en la que Trump fue aclamado como candidato. 

A sus 84 años, Arpaio es firme candidato a su reelección. En agosto fue proclamado como candidato por el Partido Republicano. Y el 8 de noviembre se enfrentará al demócrata Paul Penzone. Lo que ha generado preocupación en la comunidad latina. Valgan las palabras de Cristóbal Alex, de Latino Victory Project, del pasado 3 de junio: "Personas como Arpaio propagan ideas regresivas que están basadas en el miedo y el odio irracional a personas que no son de su misma raza. Estas ideas son como un cáncer que puede desparramarse y causar un daño irreversible al país si no se detienen a tiempo", sostuvo Alex, en su columna en el portal de Univision.