El último terremoto en Japón afectó otra planta nuclear