Elevan a 60 años de cárcel pena por matar policías y militares en El Salvador

Las nuevas penas fueron aprobadas con el voto favorable de 76 de los 84 diputados, que asistieron a la plenaria de este jueves.

La Asamblea Legislativa de El Salvador elevó hasta los 60 años de cárcel las penas por asesinar a policías, fiscales, militares, jueces y otras autoridades de seguridad y judiciales, informaron fuentes de ese órgano.

El Parlamento aprobó una reforma del Código Penal para aumentar dichas penas, que antes eran de un máximo de 40 años, propuesta a finales de mayo pasado por el entonces Gobierno saliente que presidió Mauricio Funes (2009-2014).

Con la reforma, las penas fluctuarán en adelante entre un mínimo de 20 y un máximo de 60 años de prisión por el delito de homicidio agravado contra policías, militares, fiscales, jueces, guardias penitenciarios, escoltas de altos cargos y otros, de acuerdo con la información parlamentaria.

Las nuevas penas fueron aprobadas con el voto favorable de 76 de los 84 diputados, que asistieron a la plenaria de este jueves.

La aprobación coincidió con el asesinato del policía Joaquín Rosales en Guadalupe, departamento de San Vicente (este), el segundo luego de que el miércoles mataran al agente Antonio Regalado en Quezaltepeque (centro), ambos homicidios perpetrados por pandilleros.

Asimismo, el 23 de mayo pasado, un cabo de la Policía y dos guardias penitenciarios fueron asesinados en un ataque armado perpetrado en un autobús, que en total dejó seis muertos.

Entre el 1 de enero y el 15 de abril de este año se registraron al menos 47 atentados contra policías, 17 más que en el mismo período de 2013, cuando se contabilizaron 30, de acuerdo con la Policía.

El Salvador tiene un promedio diario de 14 homicidios tras el fracaso de la "tregua" entre pandillas que inició en 2012 y que durante casi dos años logró bajarlo a entre cinco y seis asesinatos al día.

Temas relacionados
últimas noticias