"El mundo apostó por los libios": CNT

Colombia, con el embajador en la ONU, Néstor Osorio, a la cabeza, hizo parte del grupo de 60 países amigos de Libia que se reunieron en París.

Cuando los representantes de más de 60 países y organizaciones internacionales se reunían en París para dar comienzo a la Conferencia de Amigos de Libia y confirmar su respaldo a los rebeles, el coronel Muamar Gadafi, en paradero desconocido, envió un mensaje por el canal de televisión Arrai: “Hay que continuar con la resistencia. No nos rendiremos. No somos mujeres y seguiremos combatiendo”.

Su reaparición no causó ningún efecto en Francia. El presidente Nicolás Sarkozy, quien convocó la reunión, aseguró que Libia ya había pasado la página de Gadafi y le pidió a la comunidad internacional compromisos en la financiación de las tareas de reconstrucción del país. Para ello Sarkozy anunció que había desbloqueado US$15.000 millones de fondos libios que se encontraban bloqueados en su territorio.

Algunos cables revelados por Wikileaks señalan que gracias a las reservas petroleras libias el coronel invirtió más de US$70.000 millones, a través de la Autoridad de Inversión de Libia, en fondos en el extranjero. Cuando comenzó la rebelión libia, en febrero, la comunidad extranjera congeló el dinero. “Ahora que Gadafi no está en el poder podremos desbloquear ese dinero”, dijeron los gobiernos de Canadá, Francia, España e Italia, entre otros. La Unión Europea, por su parte, aprobó el levantamiento de las sanciones impuestas a 28 empresas petroleras, bancarias y portuarias libias a partir de hoy.

Sin embargo, el apoyo a los rebeldes fue cuestionado por algunos medios de comunicación. El diario francés Libération reveló que el Consejo Nacional de Transición (CNT), órgano político de los rebeldes libios, firmó un “acuerdo secreto” con Francia por el que a cambio de su respaldo “total y permanente” durante el conflicto, garantizaría el 35% del total del petróleo bruto a empresas francesas. No sería el único país que tendría intereses. Italia, España, Estados Unidos e incluso Rusia, que apenas ayer reconoció al CNT, estarían esperando participar en el millonario negocio petrolero. La producción de crudo en Libia, que tiene una de las mayores reservas del mundo, es de 1,4 millones de barriles por día.

Colombia y Brasil, miembros no permanentes en el Consejo de Seguridad de la ONU, fueron los únicos países latinoamericanos presentes en la reunión en París. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santo, envió a Néstor Osorio, embajador ante la ONU, como representante y afirmó desde Bogotá que: “Lo que esperamos es que la situación en Libia sea normalizada. Nosotros estamos más que dispuestos a contribuir”. Colombia apoyó las sanciones a Libia y la posterior intervención. El pasado 22 de agosto reconoció al CNT.

“El mundo apostó por los libios, ahora todo está en nuestras manos”, concluyó Mustafá Abdel Jalil, presidente del CNT.

 

últimas noticias