"El mundo está en guerra, pero no por la religión", papa Francisco