Empiezan los problemas para Sarkozy

Señalamientos al expresidente francés.

La inmunidad presidencial de Nicolás Sarkozy terminó el 15 de junio, un mes después del traspaso de poderes a su sucesor François Hollande, y el expresidente puede ser ahora demandado, procesado o convocado a declarar como testigo por la justicia. Una decena de policías acompañaban el martes al juez de instrucción Jean-Michel Gentil. La justicia investiga en este caso un eventual financiamiento político ilícito de la campaña presidencial en 2007 por parte de Liliane Bettencourt, heredera de la firma de cosméticos L'Oreal.

El diario Le Monde mencionó en su edición electrónica otro allanamiento en el gabinete de abogados del que Sarkozy es socio, lo que no fue confirmado por las fuentes cercanas a la investigación. La justicia investiga si retiros de dinero en efectivo realizados de las cuentas de Liliane Bettencourt sirvieron para financiar de manera ilegal la campaña electoral de Sarkozy, en particular dos retiros de 40.000 euros cada uno, realizados en febrero y en abril de 2007, poco antes de la presidencial de ese año.

"En ausencia de Nicolas Sarkozy, que partió el lunes en familia a Canadá, el juez allanó su domicilio y los locales. Teniendo en cuenta que a ese magistrado se le enviaron hace quince días todos los elementos necesarios, esos allanamientos resultarán actos inútiles", estimó el abogado el expresidenet, Thierry Herzog. Según el jurista, esos documentos demuestran "la imposibilidad absoluta de las pretendidas 'citas secretas' con Liliane Bettencourt". El apoderado precisó que ha informado al juez Gentil que "todos los desplazamientos y lugares a los que fue Nicolas Sarkozy durante el año 2007 estuvieron bajo el control de funcionarios de policía encargados de su seguridad", y que escribió de nuevo el martes al juez para darle la identidad de esos policías "a fin de que éstos puedan certificar que no hubo ninguna cita el 24 de febrero de 2007" en el domicilio de la familia Bettencourt.

Gentil investiga con base en testimonios de exempleados de la multimillonaria, que afirman que vieron a Nicolas Sarkozy en la casa de los Bettencourt a principios de 2007. Otro testimonio viene de François-Marie Banier, por entonces un artista amigo de la millonaria, que anotó en su diario personal el 26 de abril de 2007 una confidencia que le hizo Bettencourt. Esta habló de un "pedido de dinero" de Nicolas Sarkozy al que ella "dijo sí", según el diario Le Monde.

El caso Bettencourt, que en principio partió de un diferendo familiar entre la millonaria y su hija por sospechas de abuso de debilidad, desbordó al terreno político y provocó la dimisión del exministro de Trabajo de Sarkozy, Eric Woerth, a raíz de sospechas de conflictos de intereses y de financiamiento ilícito de campañas electorales. Once personas, entre ellas Woerth, han sido ya inculpadas en el marco de este caso.

Por otro lado, Sarkozy podría verse concernido por otros asuntos judiciales, en particular el llamado caso Karachi, desencadenado a partir de un atentado perpetrado en esa ciudad de Pakistán. Dos familias de víctimas presentaron el 18 de junio una demanda judicial contra el expresidente, acusándolo de haber violado el secreto de la instrucción sobre el caso. Los jueces sospechan que en este caso hubo retrocomisiones de los contratos de venta de armas que sirvieron para financiar la campaña presidencial del exprimer ministro Edouard Balladur en 1995. En la época, Sarkozy era el portavoz de Balladur. Una de las hipótesis de la investigación es que el atentado fue un acto en represalia por el cese del pago de las comisiones.

Temas relacionados