Debate presidencial en EE.UU.: Engaños en vivo y en directo

De acuerdo con varias entidades, que se pusieron en la tarea de verificar lo dicho por Hillary Clinton y Donald Trump durante el debate del lunes, el republicano mintió más.

El próximo debate entre Hillary Clinton y Donald Trump es el 9 de octubre.  / AFP
El próximo debate entre Hillary Clinton y Donald Trump es el 9 de octubre. / AFP

Que los políticos mienten no es una novedad. Pero ahora los electores pueden saber, con precisión, cuándo faltan a la verdad. Todo gracias a analistas y entidades que se han puesto en la tarea de verificar, en vivo y en directo, lo que dicen. El debate de este lunes entre los candidatos a la Presidencia de los Estados Unidos, Hillary Clinton y Donald Trump, fue una mina de oro para estos verificadores. Y su conclusión fue que Trump mintió mucho más que Clinton. (Lea: Trump pierde el temperamento)

Clinton mintió en una ocasión y exageró en otra. La candidata demócrata negó haber alabado el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés). Pero en su libro, Decisiones difíciles, dijo que este acuerdo, que promovió cuando era secretaria de Estado, iba a beneficiar ampliamente a los Estados Unidos. Trump, quien ha dicho que el TPP es un mal negocio, se lo recordó varias veces. Ella no hizo más que negarlo. Recientemente, Clinton ha cambiado de parecer y dice que, de ser elegida presidenta, no apoyaría el tratado que ella misma promovió. (Vea: En imágenes, el primer cara a cara entre Hillary Clinton y Donald Trump)

Por otra parte, exageró cuando dijo que Trump “no ha pagado nada en impuestos federales”. Sí lo ha hecho. Pero el candidato republicano hizo poco para controvertir a Clinton y, en cambio, dijo que si no pagaba impuestos era porque era “inteligente”, una frase a la que Clinton ya ha empezado a sacarle frutos. “Si no pagar impuestos lo hace a él inteligente, ¿qué nos hace a nosotros? Lo que hemos escuchado de mi oponente es peligrosamente incoherente”, dijo.

Por su parte, Trump mintió en reiteradas ocasiones y en otras hizo afirmaciones que no se compadecen con la realidad. Negó, por ejemplo, haber dicho que el cambio climático era una “farsa” inventada por China, aunque hay incluso un trino que prueba lo contrario. Igualmente negó haber estado a favor de la guerra en Irak, pese a haber dicho que lo estaba en una entrevista en 2002.

De la misma forma mintió al acusar a Clinton de haber sido la promotora de un movimiento que buscaba demostrar que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, había nacido en Kenia. En realidad fue Trump quien lo promovió, y así lo reconoció luego, al asegurar que al haber logrado que Obama presentara su certificado de nacimiento le hizo un gran favor al país y al presidente.

De la misma forma, Trump se equivocó al defender a uno de sus principales asesores, el exalcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani. Durante el debate, el candidato republicano hizo referencia a una medida implementada por Giuliani en Nueva York, que le permitía a la Policía detener y registrar a cualquier persona considerada sospechosa. La medida, conocida como Detención y Registro (Stop and Frisk) fue demandada porque promovía la estigmatización, sobre todo de negros y latinos. Luego fue declarada inconstitucional.

Y esto, precisamente, fue lo que le dijo el moderador del debate, Lester Holt, a Trump. Pero éste dijo que no había sido declarada inconstitucional. A lo que se suma que, a diferencia de lo dicho por el candidato republicano, esta medida no hizo mucho para reducir la inseguridad en esa ciudad.

El candidato republicano cometió errores similares al hablar de su plan para la economía. Dijo que las empresas se estaban yendo de los Estados Unidos y que se estaban perdiendo muchos empleos. Y puso de ejemplo lo sucedido con Ford en Michigan y Ohio. Sin embargo, en estos dos estados el desempleo es de 4,5 % y 4,7 %, respectivamente, mientras que la media nacional es de 4,9 %. Y Ford ha dicho que su decisión de trasladar parte de su producción a México no va a afectar en nada a los trabajadores estadounidenses, debido a que sus plantas en la región de los Grandes Lagos van a seguir funcionando.

En otros casos, Trump usó eufemismos, por no decir otra cosa, para responder a las acusaciones de Clinton. Dijo, por ejemplo, que su padre le había hecho un “pequeño” préstamo al inicio de su carrera, en referencia a los US$14 millones que su padre le prestó en 1975.

El republicano también dijo que, gracias a él, la OTAN creó una unidad antiterrorismo. Pero, en realidad, lo que hizo fue crear una central de inteligencia, que no tiene nada que ver con los cuestionamientos que el republicano le ha hecho a esta entidad. En marzo de este año, el excandidato presidencial Bernie Sanders dijo que Trump era un “mentiroso patológico”. El dictamen de los verificadores no lo deja bien parado. Y, sin embargo, Trump sigue firme en las encuestas.