Entre la seguridad y la privacidad

El presidente Obama argumenta que su programa de espionaje —que involucra a empresas como Microsoft, Google y Facebook— tiene autorización del Congreso.

Robert Mueller, director del FBI, una de las agencias que tenía pactos para acceder a información de empresas de internet. / EFE
Robert Mueller, director del FBI, una de las agencias que tenía pactos para acceder a información de empresas de internet. / EFE

La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) y el FBI han tenido acceso directo y de manera secreta a los servidores de gigantes tecnológicos como Microsoft, Google, Apple y Facebook, desde los que han obtenido datos de sus usuarios que les permiten analizar y controlar sus movimientos y contactos, de acuerdo con un documento que han podido conocer The Washington Post y The Guardian. Ambos diarios coinciden en que todas las compañías cooperaron de manera consciente en esta iniciativa que se desarrolla desde 2007, aunque las empresas citadas han negado tener conocimiento de la misma. La información desvela una nueva extensión de las prácticas de vigilancia secreta del gobierno de Estados Unidos, en plena controversia por la revelación del control de los registros de miles de llamadas ordenadas por la administración a la compañía telefónica Verizon.

El programa secreto, en el que supuestamente participaban agencias de inteligencia y nueve importantes compañías de Internet —Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, AOL, Skype, Youtube y Apple—, fue bautizado como Prism, de acuerdo con la información de ambos periódicos, y jamás se había hecho público antes. “Los miembros del Congreso que conocían del programa estaban obligados por juramento a no revelar nada”, dice el Post. “Prism le permite a la NSA recopilar el contenido de los correos electrónicos, de los archivos enviados o de las conversaciones de chat”, señala The Guardian.

La administración Obama ha defendido la eficacia de Prism a través del director nacional de Inteligencia, el más alto cargo del espionaje en EE.UU., James Clapper, quien ha afirmado que, conforme a la legislación estadounidense, el sistema sólo es utilizado para obtener información de ciudadanos extranjeros que residan fuera de EE.UU. Según informa Associated Press, Clapper ha afirmado que la revelación del programa por parte de la prensa es un acto “reprobable” que “pone en riesgo” la seguridad de los estadounidenses. Aun así, dijo que la NSA decidió desclasificar algunos detalles del programa para “ayudar a que los estadounidenses lo entiendan mejor”.

El comunicado insiste en que el acceso a los datos recabados de los servidores de las empresas de internet es completamente legal, no amenaza la privacidad de los estadounidenses y se realizó con conocimiento del Congreso. “Se desarrolló conforme a los procedimientos aprobados por el Tribunal de Supervisión de Inteligencia Extranjera, para asegurarnos de que únicamente se recababa información relativa a ciudadanos no estadounidenses fuera de nuestras fronteras y minimizar el alcance de la retención y difusión de datos de norteamericanos obtenida accidentalmente”.

La legislación de EE.UU. permite recopilar información de clientes de empresas que residen fuera del país o de los estadounidenses cuyas comunicaciones incluyen a personas que no se encuentran en territorio de EE.UU.

De acuerdo con un informe en manos de ambos diarios, las compañías citadas estaban al tanto y favorecían el acceso del Gobierno a sus servidores. Sin embargo, poco después de que ambos artículos se publicaron, Microsoft, Apple y Facebook defendieron el rigor de sus políticas de privacidad, negaron haber permitido al Gobierno acceso a sus datos y aseguran desconocer el programa Prism. “No facilitamos el acceso directo a nuestros servidores a ninguna agencia del Gobierno, y si quieren solicitar la información de alguno de nuestros clientes necesitan una orden judicial”, asegura Apple. Google es la única empresa que respondió al Post y The Guardian. El buscador rechaza “ser la puerta trasera por la que el Gobierno accede a los datos privados de los usuarios”.

Prism, según el Post, se ha convertido en la herramienta más útil de la NSA a la hora de elaborar los informes que diariamente remite al presidente del país. “La NSA cada vez confía más en Prism”, se indica en el documento, una presentación de Power Point, que citan ambos diarios.

 

 

últimas noticias

Inician proceso de cambio de gobierno en México

El futuro de Venezuela después de los drones

Viktor Orban, el nuevo amigo de Donald Trump