Erdogan pide a EE.UU. extraditar a Fethullah Gülen, a quien se le atribuye fallido golpe militar

El intento de golpe de Estado en Turquía generó una ola de inquietud a nivel mundial; Obama llamó a todas las partes a apoyar al gobierno "democráticamente electo" del presidente turco.

El predicador Fethullah Gülen.AFP

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, hizo un llamamiento público a Estados Unidos para que este país entregue a Ankara al predicador Fethullah Gülen, de 75 años, dirigente de una cofradía a la que el Gobierno turco atribuye la responsabilidad del golpe militar abortado esta madrugada. (Leer ¿Quién es Fetullah Gülen, supuesto instigador del golpe en Turquía?).

"Que nos entreguen al personaje de Pensilvania", clamó Erdogan en referencia a Gülem durante una comparecencia ante miles de sus seguidores en una céntrica plaza de Estambul. (Leer Motivos y repercusiones del golpe fallido contra Erdogan en Turquía).

Horas antes, también el primer ministro turco, Binali Yildirim, había señalado que un país que acoge al "líder del Estado paralelo", nombre con la que las autoridades turcas se refieren a la cofradía que encabeza Gülem, no puede ser un amigo de Turquía.

Desde su primera comparecencia pública tras el golpe, esta madrugada, Erdogan ha atribuido la responsabilidad de la asonada a las redes de Gülen, pese a que no constan amplias simpatías por el predicador en las Fuerzas Armadas turcas, de tradición laica.

Gülen ha negado toda implicación y ha condenado el golpe, mientras que el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, instó a Turquía que presente pruebas de su vinculación.

Preocupación en el mundo

El intento de golpe de Estado en Turquía generó una ola de inquietud a nivel mundial, y desde Washington el presidente Barack Obama llamó a todas las partes a apoyar al gobierno "democráticamente electo" del presidente Recep Tayyip Erdogan.

Obama instó también a "dar muestras de contención y evitar violencia y derramamiento de sangre".

Turquía es un socio militar clave para la OTAN y Estados Unidos. Desde las bases en ese país operan los aviones norteamericanos que bombardean posiciones del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, hizo un llamado a la "calma" y al "respeto total de las instituciones democráticas en Turquía", un "aliado valioso".

El intento de golpe también "inquieta extremadamente" a Rusia, que pidió evitar un baño de sangre.

"Seguimos de cerca los acontecimientos y nos coordinamos con los Estados miembros de la UE" frente al intento de golpe de Estado en un "socio clave", señaló un comunicado conjunto del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, y el titular de la Comisión, Jean-Claude Junker.

"La UE apoya plenamente al gobierno democráticamente electo, a las instituciones del país y al estado de derecho", señala el comunicado.

El portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, reclamó el "respeto del orden democrático", y el canciller francés, Jean-Marc Ayrault, destacó que "la población turca ha demostrado su gran madurez y su coraje comprometiéndose en favor del respeto de sus instituciones".

En Grecia el primer ministro Alexis Tsipras subrayó el "apoyo al gobierno democráticamente electo" de Turquía.

La situación generó "gran inquietud" en Irán, dijo el ministro de Relaciones Exteriores Javad Zarif. "La estabilidad, la democracia y la seguridad de los turcos es una prioridad", subrayó.

Por su lado el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que la "interferencia militar en los asuntos de cualquier Estado es inaceptable".

Incluso el movimiento del imán turco Fethüllah Gülen, enemigo jurado del presidente Recep Tayyip Erdogan y quien se encuentra exiliado en Estados Unidos, condenó "cualquier intervención militar" en Turquía.

"Condenamos cualquier intervención militar en los asuntos internos de Turquía", escribió en un comunicado el movimiento Alliance for Shared Values, seguidor del predicador.

El emir de Catar, el jeque Tamim ben Hamad Al Thani, que es el más estrecho aliado de Turquía en el Golfo, llamó a Erdogan y lo felicitó "por el apoyo del pueblo turco a su régimen y su oposición al golpe de Estado militar fallido".

Otro aliado regional de Turquía, el movimiento islamista palestino Hamas, denunció la intentona golpista y felicitó al pueblo y los dirigentes turcos "por haber logrado proteger la democracia".

Por su lado, Israel, que recientemente normalizó sus relaciones con Ankara, manifestó su apoyo al "proceso democrático" y dijo "contar con la continuación del proceso de reconciliación entre Turquía e Israel".

América Latina condena el levantamiento

Varios países de América Latina expresaron también su apoyo al gobierno del presidente Erdogan.

Venezuela "rechaza el intento de derrocamiento violento (...) que desconoce la voluntad y vocación democrática del pueblo turco", declaró la cancillería venezolana.

También el canciller brasileño, José Serra, instó "a todas las partes a abstenerse de recurrir a la violencia" y recordó "la necesidad del pleno respeto de las instituciones y del orden constitucional".

México lamentó por su parte "el alzamiento militar que pretende suspender el sistema democrático y constitucional".

En tanto, el gobierno de Chile condenó "todo uso de la fuerza contra el orden democrático" en Turquía y pidió "una pronta normalización de la situación en ese país amigo".

Temas relacionados