Errores de Romney en gira internacional no deberían afectar su campaña

Desafortunadamente para republicano, su visita a Londres estuvo marcada principalmente por la reacción de los británicos a sus críticas sobre la organización de los Juegos Olímpicos.

El candidato republicano Mitt Romney no vuelve convertido en héroe de su gira internacional, marcada por controvertidas declaraciones en sus escalas en Londres e Israel, pero ello no debería influir sobre el resultado de la carrera presidencial estadounidense.

El multimillonario candidato contaba con su gira por el Reino Unido, Israel y Polonia, todos importantes aliados de Washington, para forjarse una imagen de hombre de Estado y llevar a los medios a desviar su atención de su fortuna y de sus declaraciones de impuestos.

Desafortunadamente para él, su visita a Londres estuvo marcada principalmente por la reacción de los británicos a sus críticas sobre la organización de los Juegos Olímpicos.

Los Palestinos, en tanto, criticaron las declaraciones de Romney formuladas en Israel sobre el supuesto atraso económico palestino, mientras que en Polonia, el sindicato Solidaridad lo acusó de atacar los derechos de los trabajadores, durante una reunión con su líder histórico Lech Walesa.

Pero según Aaron Miller, exconsejero de secretarios de Estado de derecha e izquierda, esos errores deberían pesar menos en la elección del 6 de noviembre que las señales enviadas desde Jerusalén al electorado judío y principalmente a los cristianos evangélicos, para quienes la defensa de Israel se convirtió en una causa sacrosanta.

"Respecto al electorado pro-israelí, creo que el viaje lo ha ayudado", observó Miller, del centro de investigaciones Woodrow Wilson. "Pero si se trataba de demostrar su sagacidad en materia de política exterior y su capacidad para reaccionar de manera inteligente, profunda y sabia, pienso que no estuvo a la altura", dijo el experto, que dio un 4/10 al viaje del aspirante republicano.

La economía influye más sobre el voto Dado que la elección presidencial podría ser muy cerrada, la estrategia pro-israelí de Romney podría hacer inclinar la balanza en algunos estados cruciales como Florida (sureste), movilizando en su favor a una parte del electorado evangélico, así como al votante judío, que había apoyado mayoritariamente a Barack Obama en 2008.

En ese sentido, el pasaje de Mitt Romney por Israel pudo compensar los errores de la gira, subrayó Stephen McInerney, director del centro independiente Project on Middle East Democracy.

"Y para decirlo claramente, ningún candidato estadounidense se vio perjudicado por hacer declaraciones que hayan chocado a los palestinos", recordó McInerney.

A menos de 100 días del escrutinio, el campo demócrata estimó que los traspiés de Romney muestran que no está listo para garantizar un buen desempeño al frente de la primera potencia mundial.

"Durante este viaje, el gobernador Romney demostró que no tiene necesariamente la disciplina que requiere un presidente de Estados Unidos para manejar las relaciones diplomáticas delicadas", estimó este martes Robert Gibbs, consejero de Obama.

"Romney pasó una prueba para convertirse en el jefe del mundo libre, y es evidente que no fue capaz de representar a Estados Unidos en la esfera internacional", aseguró Gibbs en conferencia telefónica.

Pero ni siquiera los titulares catastróficos de la prensa británica deberían modificar el desenlace de la campaña electoral, que continúa dominada por la economía y el desempleo.

Aunque Romney está lejos de haber convocado a las multitudes que se entusiasmaron con Obama en su gira por el extranjero durante la campaña de 2008, "este viaje no va a cambiar la elección", reconoce la representante demócrata Marcy Kaptur.

Este viaje "no debería afectarlo", concordó Miller, aunque el campo de Romney pareció desconcertado por la cobertura mediática que provocó su candidato durante la gira, en la cual su encargado de prensa le espetó a periodistas en Varsovia: "bésame el trasero".

"Los gruesos titulares de la prensa londinense de un día no son tan importantes como la visión que la gente tiene aquí de nuestra prosperidad económica", se tranquiliza Kevin Madden, uno de los consejeros de campaña de Romney, entrevistado por la cadena ABC.

 

últimas noticias