Por la escasez, venezolanos aprenden a preparar sus platos típicos con lo que hay