Eslovaquia pedirá a Hungría la extradición del László Csatáry

Es el responsable de la deportación de hasta 15.000 judíos a campos de exterminio.

Eslovaquia anunció este lunes que pedirá la extradición del supuesto criminal de guerra nazi László Csatáry, quien se encuentra actualmente en arresto domiciliario en Budapest.

"Tengo interés personal en que, tras analizar todas las circunstancias, el juez eslovaco competente exija que László Csatáry sea entregado a Eslovaquia", dijo en Bratislava el ministro de Justicia eslovaco, Tomás Borec.

El ministro precisó que su departamento entregó el pasado 27 de julio a un juzgado de Kosice la sentencia de muerte emitida en 1948 contra Csatáry, y que fue hallada recientemente en los archivos de la Oficina de la Memoria Histórica.

"Fue entregada al juzgado provincial de Kosice I, con la solicitud de que agilicen las diligencias", añadió el ministro.

Borec confirmó, como ya antes había dicho el Gobierno del país centroeuropeo, que Eslovaquia quiere que el reo "cumpla la sentencia de prisión".

Pero afirmó también que su ministerio no "puede interferir en las gestión del juzgado, que es el que debe emitir la orden de detención europea, utilizando el sistema SIRENE".

Reconoció que el proceso de extradición puede verse influido por los delitos cometidos por Csatáry en Hungría, y por la decisión final que adopte el magistrado de Kosice.

Por su parte, la fiscal del Estado eslovaco, Monika Jankovska, aseveró que "el juzgado decidirá la conmutación de la pena (de muerte) por una prisión de por vida".

En junio de 1948 Csatáry fue hallado por un tribunal popular comunista, culpable como ocupante fascista y colaborador, y condenado a pena de muerte, como castigo principal, además de la pérdida de sus derechos de ciudadanía durante quince años y la confiscación de todos sus bienes.

El proceso judicial contra Csatáry "fue parte de un proceso de retribución", indicaron la semana pasada fuentes de la Oficina de la Memoria Histórica.

Dicho proceso de retribución era la forma como "se hacía justicia en el derecho penal de la posguerra por los delitos de los regímenes totalitarios. Se trataba de un fenómeno europeo", añadió.

Csatáry, de 96 años y uno de los presuntos criminales nazis más buscados del mundo, responsable de la deportación de hasta 15.000 judíos a campos de exterminio, fue detenido recientemente en su domicilio de Budapest, donde llevaba varios meses bajo vigilancia. 

Temas relacionados