España busca solucionar bloqueo de Rusia a las adopciones por homosexuales

Desde el mes de julio, Rusia endureció los requisitos de adopción para países que legalizaron el matrimonio homosexual.

España ultima una solución para desbloquear las adopciones de niños en Rusia, país que rechaza confiar la custodia de menores a parejas de homosexuales o familias monoparentales, lo que afecta a medio millar de procesos en este país, según fuentes del Ejecutivo español.

España es el segundo país del mundo en adopciones de niños rusos, sólo por detrás de EE.UU., según organizaciones que se dedican a asesorar a los interesados españoles.

Fuentes del Ministerio español de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad dijeron a EFE que el Gobierno trabaja con las comunidades autónomas españolas -que tienen la competencia en Asuntos Sociales- para acordar la redacción de un certificado que las autoridades rusas solicitan para continuar con los procesos de adopción.

Desde el mes de julio, Rusia ha endurecido los requisitos de adopción para países que, como España, han legalizado el matrimonio homosexual, dictando leyes -que modifican el Código de Familia- y recomendaciones a los jueces encargados de dictar las sentencia de adopciones contra las familias monoparentales y homosexuales.

Rusia es el principal país de origen de los niños adoptados por españoles internacionalmente, posición en la que en los últimos años ha desplazado a China.

De las 2.573 adopciones internacionales registradas en 2011 en España, 712 fueron de niños procedentes de la Federación rusa, según los últimos datos facilitados por los consulados españoles.

Las fuentes del Ejecutivo español prevén que en unos días se alcance un acuerdo sobre el certificado, en el que se explica que España permite la figura de la "recolocación", que consiste en volver a tramitar un segundo proceso de adopción o acogida de los niños en su día adoptados y que se hubieran quedado solos por cualquier circunstancia.

Además, Rusia exige ciertas garantías e información sobre la adopción autorizada, ya que el niño mantiene la nacionalidad rusa -junto a la española-, al menos hasta que cumpla la mayoría de edad.

Al margen de ese certificado el Gobierno español tiene previsto aprobar, probablemente en octubre, el convenio bilateral con Rusia, que lleva varios años negociándose.

El presidente de la Asociación Nacional de Acogida Infantil (Andai) -una de las entidades autorizadas para realizar los trámites de estos procesos-, Antonio Llorente, dijo en declaraciones a EFE que en Rusia "el 90 por ciento de la población no ve bien" que los niños vivan en familias de personas homosexuales, "y por eso han hecho una serie de leyes, que lo dejan claro y ponen los límites".

España legalizó el matrimonio homosexual en junio de 2005, pero las medidas restrictivas se han acelerado tras la aprobación en Francia de la ley que permite la unión entre personas del mismo sexo, recordó.

Temas relacionados